La sala Zitarrosa celebró sus 18 años con un espectáculo gratuito de música y cine

CONCIERTO ANIVERSARIO

Cumpleaños

Desde 2010, que es cuando comencé a trabajar en la Sala Zitarrosa, el lugar se ha ido perfilando cada vez más hacia una sala de música, centrada en los espectáculos de calidad”, asegura Victoria Prieto, quien se encarga de la secretaría, producción y administración del recinto municipal. “También, hace unos dos años, se fue instaurando una cartelera de cine, que actualmente tiene una muy buena respuesta del público del cine”, continúa. Con funciones gratuitas los martes y los jueves, el 20% de las 440 funciones anuales del lugar están centradas en el cine.

Donde antes se ubicaba el Cine Rex Theatre (que funcionó entre 1928 y 1980), desde noviembre de 1999 la Intendencia de Montevideo se encarga del arrendamiento del lugar. Con dos salas: la sala principal, con 531 butacas, y el espacio Felisberto Hernández, con 42 localidades (centrado en propuestas pequeñas), en sus 18 años el lugar superó las 5000 funciones y el millón y medio de espectadores. Cabe destacar que cando la sala inauguró en 1999, era el único recinto para música en el centro de Montevideo (en ese momento el Teatro Solís estaba en reformas y el Auditorio Adela Reta estaba clausurado desde que se incendió en 1971).

Una de las características distintivas de la Sala Zitarrosa reside en los espectáculos y ciclos gratuitos. Con una línea que comienza en el 2012 con la entrada del músico Jorge Schellemberg a la dirección del lugar, se han desarrollado varios festivales que, según Prieto, “ponen la marca personal de la sala: producción propia, entrada gratuita y calidad de espectáculos”. Por ejemplo, este año el ciclo Llegando a Montevideo, una serie de recitales que mezclan música y cine de artistas y directores latinoamericanos que llegan por primera vez a nuestra capital, cumplió cinco años. Con entradas gratuitas y organizado por la sala, este festival no se desarrolla únicamente en el lugar, sino que se realizan espectáculos gratuitos en lugares como el Mercado Agrícola y el Centro Cultural Florencio Sánchez.

Por otra parte, la sala ofrece extensiones escolares para alumnos de escuelas de todo Montevideo. Con funciones todos los martes y los jueves, entre mayo y octubre, los niños pudieron acceder a funciones gratuitas de música y cine, entre los que este año se incluyeron a Ruperto Rocanrol, Latasónica, Susana Bosch y Gustavo Ripa, Jorge Bonaldi y Adriana Ducret, y el espectáculo Granja de Piratas, entre otros.

Para celebrar los 18 años de la inauguración de la Sala Zitarrosa, el martes 7 de noviembre,, se presentó el cantautor Gastón Dino Ciarlo (el precursor de la milonga-rock, que además formó parte de grupos fundamentales de nuestro país como Los Moonlights y Montevideo Blues) y el cortometraje Hard to be a vampire, del director uruguayo Christhian Orta, que recientemente ganó el premio a Mejor Cortometraje de Ficción en la 5º edición de DETOUR: Festival de Cine Nuevo.

Según Victoria Prieto, para este aniversario se busca “seguir con la línea de festejos de todos los años”, que se realizan con entrada gratuita. “Es la oportunidad de festejar el cumpleaños de la sala, celebrar que un año más estamos trabajando y mostrar las cosas nuevas que preparamos para el año que viene”, comenta Prieto. Además, agrega que en los festejos anteriores se han presentado músicos como Ruben Rada, Fernando Cabrera, Malena Muyala y Leo Maslíah, y que este año se eligió a Dino Ciarlo por “su peso y por ser el referente de un género y de diferentes músicos”.

Por último, Prieto plantea que para el año que viene se busca “apuntalar y reafirmar el trabajo que se viene haciendo con el cine, al igual que con los festivales gratuitos y el ciclo de recitales pequeños en el espacio Felisberto Hernández”. En cuanto a las extensiones escolares, la secretaria de la Sala Zitarrosa afirma que el objetivo reside en “hacer crecer el proyecto para los chicos de escuelas de todo Montevideo: queremos incluir más cine y más música”.

Rodrigo Guerra