“Tu biblioteca popular Shangrila” y su repercusión en la zona

LIBROS QUE VAN MÁS ALLÁ

 

Biblioteca de Shangrilá - Foto: SdR

Los niños de preescolar, primer y segundo año de la escuela Simón Bolivar (Shangrilá) cruzan varios días a la semana a la biblioteca popular de la Comisión Fomento para pedir y devolver libros. Entre risas, los pequeños lectores son parte activa de este espacio que se convierte en un centro cultural para el barrio y los vecinos.

Allí los reciben dos de las voluntarias del lugar y Edelweiss Zahn, la bibliotecóloga, que alegremente saludan a los niños y a la maestra por sus nombres. Es una mañana primaveral de noviembre y desde el patio de la biblioteca ya se ve una fila de pequeños que cruza la calle para ingresar formados en una fila, muchos de ellos comentando convencidos sobre qué libro van a elegir. A media mañana, las túnicas y los delantales de colores invadieron la sala de lectura que dejó atrás su silencio habitual. Pasado un rato, cada niño tenía un libro nuevo para leer, compartir en su casa o en la escuela. Mientras los niños jugaban y se leían mutuamente sentados en el piso, la maestra y las voluntarias llenaron las fichas de cada uno. Al cabo de unos minutos la fila se reorganizó y entre risas los pequeños volvieron con sus libros a su salón.

Luego de que los niños se retiraran, Edelweiss se acercó a SdR para contarle la historia del lugar.  “Esta biblioteca comenzó a funcionar en el año 1998 en el Comité del Frente Amplio de Shangrilá, teníamos muy pocos usuarios porque funcionábamos en un local político y eso limitaba mucho al público. En 2006 nos mudamos para el edificio de la Comisión Fomento, teníamos un salón muy pequeño donde tratábamos de organizar los libros y atraer a la comunidad. Desde ese momento el barrio empezó a integrarse al espectro cultural de la Comisión y a la biblioteca de manera formidable”, argumentó.

“Tu biblioteca Popular Shangrila” y la Comisión Pro Fomento de Shangrilá son un entorno cultural y barrial de la Ciudad de la Costa. La Comisión cuenta con un edificio donde se realizan actividades deportivas entre semana y encuentros culturales los fines de semana; las jornadas artísticas nuclean a la comunidad local a través de proyectos culturales donde se fomenta el rol del artista local para brindarle la oportunidad de crecer y desarrollarse profesionalmente. La biblioteca, ubicada en el edificio contiguo, es un lugar completamente gratuito por y para la comunidad.

Giselle Olivera, vecina de Shangrilá desde hace treinta años, expresó a SdR que “la Comisión Fomento y la biblioteca son un centro cultural muy importante para este barrio y para la Ciudad de la Costa. Aquí nosotros, las personas de la tercera edad, tenemos un espacio donde podemos hacer actividades deportivas y artísticas, además de contar con la biblioteca que personalmente me brinda incalculables horas de entretenimiento con sus libros”. Olivera agregó que “el cariño que recibimos por parte de los voluntarios, los profesores y los lindos proyectos culturales hacen que quiera volver siempre el barrio ”, dijo Olivera.

El edificio que hoy en día ocupa la biblioteca nació de un proyecto aprobado por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en el cual el organismo otorgó la mitad del dinero para la edificación, el resto fue recaudado por los vecinos a través de rifas y festivales, aseguró Anahí Massa, una de las 12 voluntarias.

Biblioteca de Shangrilá - Foto: SdR

Entre todos los estantes de esta biblioteca se pueden apreciar más de 17.000 libros y 2800 personas inscritas como usuarias de este acervo. Las donaciones de libros son tan extensas por parte del barrio y de instituciones que la biblioteca no tiene más cupos. En caso de que el libro esté repetido se donan a otras instituciones como la Cárcel de Mujeres o escuelas rurales y de la zona que están formando bibliotecas.

La bibliotecóloga expresó que la relación estrecha con la escuela comenzó hace varios años. Primero los más pequeños hacían visitas para conocer cómo funciona una biblioteca y luego su participación fue creciendo, empezaron a ir regularmente para acostumbrarse a la dinámica de llevarse libros prestados y también para oír cuentos. Los mismos niños con su entusiasmo integraron a sus familias que ahora son parte de este lugar, incluso algunas escuelas de Montevideo también buscan participar de los talleres y jornadas.

Hoy en día la biblioteca y la Comisión Fomento cuentan con talleres literarios, visitas de escritores y narradores que asisten a exponer sus obras, además de distintas exposiciones de fotografía, pintura y arte de los jóvenes de la Ciudad de la Costa. A su vez, algunos  fines de semana se realizan muestras de cortometrajes y cine gratuito para todo público. La Comisión Fomento de Shangrilá participa también realizando jornadas de limpieza del lago Calcagno y plantación de árboles y flores, donde se invita a todos los vecinos de la zona a contribuir con la preservación del medio ambiente.

En el mes de setiembre, con la presencia de autoridades nacionales y departamentales, se colocó la piedra fundamental del futuro Anfiteatro de Shangrilá. “Siempre estamos tratando de captar más personas para que vengan a este centro cultural, a veces los más difíciles son los adolescentes, pero con el nuevo proyecto del anfiteatro y la pista de atletismo de Shangrilá creemos que se abrirá el espectro cultural”, aseguró Zahn. Constantemente la biblioteca y la Comisión buscan que los más jóvenes se sientan atrapados por la lectura o quieran participar de algunos de los talleres. “Queremos darle un lugar a los jóvenes para que hagan lo que más les guste, acá hay muchas bandas de rock emergentes, murgas jóvenes y diferentes expresiones artísticas que aquí podrán ser desarrolladas”, concluyó Zahn.

Arianne Garreta / Micaela Raimondo