La soja se vuelve a posicionar como el principal producto de las exportaciones uruguayas

VIEJOS CONOCIDOS

Foto: AFP

2014 fue el último año en que la soja fue primera en el ranking de exportaciones uruguayas, después de haberse colocado entre los primeros tres lugares en 2009. Ya en 2014 y 2016, este producto cayó hasta el tercer lugar, por detrás de la carne bovina y la celulosa. En 2016, se preveía que este año la soja podía alcanzar niveles históricos de rendimiento y producción, predicción que se ve confirmada en la primera mitad de 2017, según muestran los datos del instituto Uruguay XXI.

Esta oleaginosa, que ha generado grandes cambios tanto en el uso del suelo como en la matriz exportadora, en 2006 representaba tan solo 3% de las exportaciones, mientras que, 10 años después, alcanzaba 10%. 2016, sin embargo, no fue el mejor año para la soja, que vio sus récords históricos en 2013, cuando sus exportaciones significaron 1875 millones de dólares, 20% del total de exportaciones, y un aumento de 34% respecto al año anterior.

A partir de ese año récord, fue todo cuesta abajo, principalmente por la caída de su precio internacional. En 2014, las exportaciones de soja representaron 1620 millones de dólares, 13,5% menos que el año anterior, aunque en ese momento todavía se ubicó en la primera posición, por delante de la carne bovina y la celulosa, ya que representó 17,7% del total de ventas. El año siguiente, el declive continuó, y la exportación de soja representó 13%, con una caída de 30,7% respecto a 2014, lo que totalizó unos 1123 millones de dólares, que la posicionaron en el tercer puesto, esta vez por detrás de la carne y la celulosa. En 2015, esta última tuvo una excepcional subida de 43,8%, y destronó a la soja, posicionándose muy cerca de la carne.

En 2016, las ventas de carne y celulosa se mantuvieron casi iguales, representaron 17 y 15% de las exportaciones, respectivamente, mientras que la exportación de soja continuó su caída, que fue de 22,9% respecto a 2015: totalizó 865 millones de dólares y representó tan solo 10% del total de las exportaciones. Esta reducción se explica principalmente por factores meteorológicos que afectaron la producción de dicha materia prima a nivel de logística y cosecha. Este mal desempeño llevó a la soja a ser el producto con mayor incidencia negativa en las exportaciones de 2016.

Sin embargo, este año la venta al exterior de soja no solo ha dejado de caer, sino que se ha vuelto a posicionar en el primer puesto de exportaciones de productos nacionales, y tan solo en la primera mitad del año, ya superó las exportaciones de todo 2016. De todas formas, en enero, febrero y marzo de este año la exportación de soja fue, junto con la de la celulosa, la principal culpable de la reducción del total de exportaciones, ya que su venta fue extremadamente baja. En abril, su exportación se colocó en el primer puesto, con solo 226 millones de dólares en ese mes, y con un crecimiento de 312% respecto al mismo mes de 2016, lo que redundó en el crecimiento del total de exportaciones, que aumentaron 25% en dicho período, lo que constituyó el mayor aumento de las ventas registrado desde abril de 2013. 72% de las exportaciones de soja de abril de 2017 fueron a parar a China (164 millones de dólares), 10% a Alemania y 8% a los Países Bajos.

En mayo de este año, la exportación de soja se mantuvo casi igual que en abril, lo que, sin embargo, representó una caída de 21% respecto a mayo de 2016, que implica 62 millones de dólares menos que en el mismo mes del año pasado. De todas formas, la soja siguió posicionada en el primer puesto de las exportaciones. En junio, volvió a ser el producto más exportado, totalizando 183 millones de dólares y un aumento de 43% respecto a junio de 2016. Además, un buen desempeño en las ventas de carne bovina y arroz, sumado al de la soja, generaron un incremento de 18% en el total de las exportaciones respecto a junio de 2016.

Si se toman los primeros 6 meses de este año, las exportaciones de soja y de carne bovina se encuentran en el primer lugar, con un peso de 17% del total de las exportaciones en ambos casos. Los dos rubros presentan un panorama muy favorable, ya que crecieron 24 y 16% respectivamente en relación a la primera mitad de 2016. Tan solo en el primer semestre de 2017, la exportación de soja representa 897 millones de dólares, número que es superior al total de la venta de dicho producto en 2016 (865 millones de dólares).

En julio de este año, la soja continuó siendo el primer producto exportado, totalizando 132 millones de dólares, 5% menos que en el mismo mes de 2016. En agosto, la soja cayó al tercer puesto de las exportaciones, detrás de la carne bovina y la celulosa, aunque de todas formas sus ventas sobrepasaron los 117 millones de dólares, lo que significó un aumento de 43% respecto a agosto de 2016. En setiembre, las ventas de la oleaginosa alcanzaron los 163 millones de dólares, el doble que en el mismo mes de 2016, con una incidencia de 19% en el total de exportaciones, lo que marcó su vuelta a la primera posición de las ventas al exterior. En el acumulado entre enero y setiembre de 2017, las ventas de soja representan 1309 millones de dólares, un número que ya sobrepasa el total de ventas del producto en 2015 o 2016. De esta forma, si la soja continúa con esta racha positiva, podría terminar el año con unas ventas similares a las de 2013, su año récord.

Lo que ustedes digan

En cuanto a la soja, Uruguay es un tomador de precios, es decir, que el valor de venta que el país le pone al producto debe adecuarse al precio internacional. Es por esto que el aumento internacional de su precio en la primera década de este siglo benefició las exportaciones uruguayas. El precio máximo se alcanzó en 2012, año en que llegó a 623 millones de dólares por tonelada. El declive posterior del precio internacional generó un impacto directo en la caída de las exportaciones uruguayas de dicha materia prima, pero un aumento en 2016 fue, en parte, lo que permitió que en 2017 su venta fuera tan favorable. A pesar de la caída en las exportaciones uruguayas de soja en 2016, Uruguay se posicionó como el sexto exportador mundial de este producto, por detrás de Estados Unidos, Brasil, Argentina, Paraguay y Canadá.

En cuanto a los destinos de las ventas, China ha sido históricamente el mayor comprador de la soja uruguaya. En 2016, se apropió del 73% de las ventas. En segundo lugar, se encuentra la Unión Europea, principalmente Alemania y Países Bajos, que el año pasado se adjudicaron un 14%. Tercero se encuentra Argentina, que tras varios años volvió a apropiarse de una porción significativa, con 6% en 2016.

Joaquín Di Lorenzi