El K-POP en Uruguay, movimiento artístico, estético y cultural coreano que impactó en Asia, Europa y América

LA OLA COREANA

Foto: Facebook de K-POP WORLD Festival 2017

Instrumentos de percusión, baile con abanicos, exhibición de taekwondo, música y danza componen el Festival de Cultura Coreana que organiza desde hace 5 años la Embajada de la República de Corea en Uruguay. Este año se celebra en el Palacio Peñarol, el día 2 de diciembre a las 15 horas. La entrada es libre y gratuita, y la presentadora del festival será Jini, difusora de la cultura coreana a través del canal online JiniChannel y jurado del concurso K-POP Latinoamérica. Al final del evento se sortearán diversos electrodomésticos y una bicicleta, gracias al apoyo de LG y Hyundai.

Participarán los grupos uruguayos de K-POP Mathías Guerreiro y B.U, en canto, y Demian’s y Quartzz, en baile. También estará Crystal, el conjunto de pop coreano más destacado del país y ganador del World Festival Uruguay. Salmuroni, un grupo que tiene instrumentos de percusión que representan distintos elementos de la naturaleza -trueno (Kwengari), viento (Jing), lluvia (Chamgu) y nubes (Buk)- presentarán su “tormenta”. El grupo Hermandad desplegará toda su gracia con un baile de abanicos tradicional de la danza coreana, y habrá además otros artistas invitados.

El festival promueve la cultura coreana en todas sus formas. Los pilares en los que se sostiene la política cultural de Corea del Sur en Uruguay son la música, el cine y el apoyo a otras disciplinas como el taekwondo y la enseñanza del idioma. En cuanto al concurso K-POP World Festival, consiste en la participación de varios grupos que deben cantar y bailar una canción del género pop/rock coreano para así conquistar el primer lugar en la preselección regional y, luego, obtener la posibilidad de competir en la preselección mundial de Corea.

Santiago Barreto, ex coordinador de la organización Korea Fans Uruguay (KFU), explicó que hay tres eventos en el ambiente del K-POP: “uno lo organiza la Embajada de Corea a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Korean Broadcasting System (empresa de radiodifusión pública ) y lo coorganiza el KFU. Este es un evento preliminar al K-POP World Festival (KPWF) y los ganadores de las categorías canto y baile pasan a una audición por video a nivel global con expertos de K-POP, 14 son seleccionados y ellos van a Corea a un concierto frente a miles de personas. El otro lo organiza KFU pero lo respalda la eEmbajada, que es el K-POP Montevideo, cuya relevancia es grande internamente pero menor a la del KPWF. Finalmente está el Friki Fest, que sería algo similar al antiguo FreakOut, pero no es un evento exclusivo de K-POP”.

Primeros pasos en Uruguay

Santiago Barreto se refirió al ingresó del K-POP en Uruguay: “Tanto yo como otros uruguayos lo conocimos en 2008-2009, y entre los conocedores de este género se crearon grupos en Facebook durante 2011 para comentar y compartir información de las últimas canciones o noticias. En el año 2012 se fomentaron reuniones que no superaban las 10 o 15 personas y a finales de ese año, el ex cónsul de la Embajada, Hanjun Yoo, convocó a todos los administradores de los grupos a formar una organización de uruguayos que difundieran la cultura y el K-POP coreano. Así fue que tres chicas tomaron el liderazgo y en 2013 se formó Korean Fans Uruguay”.

Foto: Facebook de K-POP WORLD Festival 2017

Barreto agregó que el Gangnam Style sirvió para que más gente conociera el pop coreano, pero que eso no influyó tanto en el aumento exponencial del fandom como el boca a boca y los sugeridos de YouTube. Los primeros grupos de baile amateurs de K-POP fueron Valkirias, Say What? y EKI No Yume que aparecieron en los eventos de cultura alternativa como la OneUp (convención de aficionados a los videojuegos), el FreakOut (eventos del animé y comics) y Montevideo Comics (convención de historietas). Esos grupos femeninos lograron que el pop coreano llegara a más personas y contribuyó a desarrollar el gusto por este género. El Gangnam Style lo viralizó de forma global, pero los jóvenes lo divulgaron a nivel local, concluyó Barreto.

De forma conjunta, la embajada y KFU comenzaron a producir eventos culturales que difundían en las redes sociales para reclutar a más personas y jóvenes, la mayoría de ellos de culturas alternativas que de a poco se incorporaban al pop coreano. Para el año 2013 ya eran cientos y cientos de jóvenes, y dicha popularidad generó que la Embajada de Corea y KFU decidieran colocar por primera vez un stand de K-POP en el Montevideo Comics. El stand tenía a la venta CDs, cosa que en Uruguay era difícil encontrar, y televisores de altísimo presupuesto que transmitían videoclips, por lo que la gente se quedaba a mirar. Eso permitió la creación de nuevos eventos, la presencia de grupos coreográficos y el interés de las personas, que significó un aumento exponencial prácticamente lineal.

El K-POP se celebra a nivel regional (Uruguay, Argentina, Ecuador, Perú). En esta fase, cada país recomienda su equipo ganador a la sede de Corea para que la Cancillería y el canal de televisión pública, Korean Bradcasting, revise la capacidad y seleccione a los ganadores de música, baile y canto. A fin de año se celebra el festival de K-POP en cada país para seleccionar a los precandidatos.

En 2015 Crystal, un equipo uruguayo de canto, fue a Corea para participar del festival y ganó un premio de mención. Este año se celebró el 25 de junio en el Auditorio Nacional del Sodre. Para Choi Jincheol, primer secretario y cónsul de la Embajada, la difusión del pop coreano corresponde a muchos factores y en particular a las redes sociales que permiten conocer las culturas de otros países en este mundo globalizado. También a que la música tiene potencial para atraer a los jóvenes y los adolescentes porque el K-POP es internacional, ya que integra otros estilos musicales que se pueden encontrar en Europa y Estados Unidos. Por último, el esfuerzo del gobierno coreano y la Embajada, destinado a promover la música como industria.

Virna Aguilar