La elección del nuevo mandatario se concretará el 19 de abril

CUBA SIN APELLIDOS

Miguel Díaz-Canel (izquierda), actual primer vicepresidente de Cuba y probable futuro presidente, conversa con Raúl Castro en La Habana durante el homenaje por los 50 años de la muerte del Che Guevara. Foto: AFP PHOTO / YAMIL LAGE

Después de más de 50 años, el máximo cargo político en Cuba será ocupado por una figura que no ostenta el apellido Castro. Luego de la elección, el 11 de marzo, de los 605 diputados que conforman la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) cubana, la atención se centró sobre la asignación del cargo de jefe de Estado y de Gobierno. El principal candidato a suceder a Raúl Castro es el actual vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel, que pertenece a la generación posterior a la lucha armada en la Sierra Maestra.

Las elecciones nacionales despliegan en cada país una celebración particular. Banderas de partidos políticos colgando de las ventanas de las casas u ondeando con el viento calzadas en uno de los vidrios de los autos; listas de los candidatos repartidas en cada esquina, por el piso, por el aire y en los bolsillos; y el fin de una intensa campaña política de todos los postulados con sus jingles y propagandas.

No es así en las calles de Cuba, donde está prohibida la campaña electoral y los candidatos no son propuestos por partidos políticos sino por la ciudadanía a mano alzada en asambleas barriales. Cualquier cubano puede presentarse como posible candidato, sea militante o no del Partido Comunista de Cuba (PCC) – único partido autorizado a existir y encargado de supervisar el proceso electoral. Basta una breve biografía y una foto personal publicadas en lugares públicos de la Circunscripción Electoral para darse a conocer a la población. Las postulaciones son aprobadas y/o rechazadas por las Comisiones de Candidatura Nacional (CCN), integradas por seis organizaciones gremiales y estudiantes afines al gobierno. De esta forma, resultan electos el 50% de los aspirantes a delegados provinciales y a diputados. El otro 50% es propuesto directamente por la CCN. Es un sistema único en América Latina.

Los diputados electos son quienes eligen a los 31 miembros del Consejo de Estado. El órgano se conforma por el presidente, el primer vicepresidente, cinco vicepresidentes, un secretario y 23 miembros. No hay candidatos públicos para la presidencia ni cualquiera de los otros cargos. En esta instancia, el principal candidato a ocupar el puesto es el actual vicepresidente primero, Miguel Díaz- Canel. Este es elemento relevante de esta instancia electoral, la elección de un nuevo jefe de Estado que no portará el apellido Castro, lo que implica una renovación generacional, aunque no un desconocimiento de la lucha revolucionaria.

Según dispone la Ley Electoral vigente, el voto no es obligatorio y pueden votar todos los ciudadanos mayores de 16 años. El escrutinio es público y pueden estar presentes los miembros de las Comisiones Electorales del territorio, los representantes de las organizaciones políticas y de masas, los candidatos y demás ciudadanos que lo deseen” establece la normativa.

Los cambios de mandato han sido excepcionales en Cuba. Desde 1959 solo ha ocurrido uno. Durante casi 50 años la isla fue dirigida por Fidel Castro. A partir del triunfo de la Revolución de 1959, ocupó el cargo de primer ministro y en 1976 asumió como presidente del Consejo del Estado y el Consejo de Ministros. Actualmente ese cargo lo ocupa su hermano Raúl Castro, a quién Fidel cedió el poder en 2006 por problemas de salud, y asumió plenamente en 2008. Como jefe de Estado y de Gobierno, Raúl Castro, dispuso una serie de reformas políticas entre las que estableció que los cargos políticos no pueden ser ocupados por más de dos períodos consecutivos, se dispuso como los 60 años edad máxima para ingresar al Comité Central del PCC y los 70 para desempeñar cargos de dirección en la organización. Con estas modificaciones, Castro planteó un rejuvenecimiento del sistema partidista y anticipó su salida del máximo órgano del Gobierno, pero continuará su actividad política. Durante la celebración del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba en 2016, Castro fue reelecto como primer secretario del partido, cargo que ocupará hasta 2021.La culminación del período de elecciones en Cuba implica el comienzo de una transición en la que el mandatario electo deberá demostrar sus destrezas para construir su liderazgo en un país que ha llevado durante más de cinco décadas el apellido Castro.

Lucía Gandioli