ADEOM y la Intendencia de Montevideo fijaron plazos para tratar los reclamos de los trabajadores

SE DIERON UN TIEMPO

 

Foto: Intendencia de Montevideo / Artigas Pessio

El conflicto entre la comuna y los trabajadores de Servicios Fúnebres y Necrópolis lleva varios meses. Ante el desacuerdo, los trabajadores tomaron la medida de no retirar los cuerpos de las morgues, lo que hizo que se acumularan. La secretaria general de ADEOM, Valeria Ripoll, asegura que en la morgue judicial hay diez cámaras de refrigeración sin funcionar y la acumulación no es solo por el conflicto del sector sino porque no hay capacidad para responder a las necesidades.

El jueves 12 hubo una tripartita entre el sindicato, el Ministerio de Trabajo y la administración comunal. Luego se realizó una asamblea de trabajadores que fue acompañada por un paro de 24 horas decretado por el sindicato. No se realizaron entierros ni retiros de cuerpos de las morgues, sin embargo la medida se flexibilizó y se retiraron los cuerpos de tres bebés y personas que no fueron reclamados por su familia.

Al día siguiente se hizo una reunión en el Ministerio de Trabajo donde se firmó un acta de acuerdo. Participaron el ministro, Ernesto Murro, el director nacional de Trabajo, Jorge Mesa, miembros del PIT CNT y representantes del sindicato. Si bien en instancias anteriores hubo tensión entre las partes, en esa jornada se generó un clima de negociación. El acuerdo al que se arribó establece que en el plazo de una semana se realizará una planificación de trabajo conforme a los reclamos y en el plazo de un mes, se comenzarán los estudios para declarar la insalubridad del sector, aspecto que nunca fue analizado en ninguna de las gestiones anteriores.

El sindicato pide que se cree un plan para que los funcionarios puedan acceder a una atención psicológica siempre que lo necesiten y no en casos puntuales. Las tareas que realizan hace que estén en contacto directo con la muerte y no todos los trabajadores se adaptan, lo que les ocasiona problemas en otros ámbitos de su vida. En algunos casos, sobre todo en aquellos que hace años trabajan en el sector, les genera inconvenientes en la relación con su familia y en ocasiones conviven con problemas de adicciones. Actualmente la administración puso a disposición un psicólogo, pero no es suficiente para la cantidad de trabajadores que integran el sector.

También proponen que cada trabajador realice las tareas correspondientes a su cargo presupuestal y que los feriados no laborables, en caso de que sean trabajados, se paguen como corresponde. Se plantea que los funcionarios trabajen seis días y descansen dos como en las administraciones privadas y que no tengan que estar disponibles las 24 horas. Actualmente, en caso de que en el cementerio surja algún inconveniente, los empleados tienen que asistir a su lugar de trabajo y si están realizando una tarea y no la terminan antes de su horario, deben quedarse hasta completarla, por lo que en ocasiones trabajan dos o tres horas más.

Los funcionarios de este sector reciben una partida extra que no es la misma en todos los casos, por lo que el sindicato pide que se unifique el monto percibido, y que este sea del 70 por ciento del salario.

Resolvieron que ninguna de las partes tome medidas mientras dure la negociación, por lo que la Intendencia de Montevideo sacó de la mesa el decreto de esencialidad del sector que ya tenía firmado, que se haría efectivo en caso de que el sindicato no levante las medidas. Todas las medidas gremiales fueron levantadas, de modo que las actividades se realizan con normalidad. Se retirarán los cuerpos de las morgues, se harán entierros y cremaciones de manera corriente.

Sin embargo, tras considerar que la intendencia no reconoce lo firmado en el acuerdo, el sindicato envió una nota solicitando con urgencia la coordinación de una tripartita. El sector considera que hay muchas otras cosas que corregir, por lo que están a la espera de que continúen las negociaciones.

Eliana Vila Aguiar