Una nueva actividad antiaborto en Salto, departamento en el que hay más resistencias hacia la interrupción voluntaria del embarazo

HECHA LA TRAMPA

"Amanecer naranja" en Montevideo, 2012 / Foto: Xanti Revueltas, Rebelarte

Durante la semana de turismo circuló un video con mensajes antiaborto en una pantalla ubicada en Plaza Artigas de la ciudad de Salto. Se trata de un hecho más en un departamento que parece resistirse a la legalización del aborto. Por ejemplo, el acceso a los servicios abortivos en el departamento ha presentado grandes dificultades en su funcionamiento debido a la objeción de conciencia interpuesta por el 100% de los ginecólogos del lugar, lo que dejó en evidencia las fallas de implementación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

El 25 de marzo en la ciudad de Salto se realizó una concentración “en defensa de la vida”, organizada por integrantes de distintos grupos religiosos, que contó con la presencia de Pablo Galimberti, obispo de Salto. La conmemoración del llamado “día del niño por nacer” tuvo su origen en Argentina y se celebra en esa fecha por estar a nueve meses del nacimiento de Jesús. A partir de la conmemoración de ese día, el video antiaborto ocupó la pantalla central de la plaza. “¡Por favor! Ayuden a mi mamá, ella es muy valiente y yo seré su tesoro” y “no te engañes, desde la concepción ya es bebé”, son algunas de las frases de la pieza audiovisual, que también mostraba imágenes de bebés ya nacidos, de embarazos avanzados y fotografías intrauterinas.

Lilián Abracinskas, directora de la ONG Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), destacó a SdR la “gravedad” del hecho y mencionó que tiene un objetivo claro de amedrentar y culpabilizar a las mujeres que abortan. Según entendió, está dirigido a las mujeres más vulnerables y sostuvo que el video presenta “imágenes efectistas que no son fieles”, ya que se muestran bebés recién nacidos e información “falsa”. “Es una publicidad en contra de prestaciones legales vigentes por ley”, añadió. A raíz del hecho, Abracinskas elevó una denuncia al Ministerio de Salud Pública (MSP) que todavía no ha tenido respuesta.

La Ley de IVE menciona en el artículo 4 que dentro de los deberes de los profesionales está “garantizar, dentro del marco de su competencia, que el proceso de decisión de la mujer permanezca exento de presiones de terceros, sea para continuar o interrumpir el embarazo”. Pero en MYSU han registrado denuncias a médicos salteños por intentar influir en el proceso de decisión de las mujeres, intentando culpabilizar a quienes solicitan el servicio para que resuelvan continuar con el embarazo. Una de las ginecólogas denunciadas por intentar convencer a una adolescente de no abortar fue subdirectora del Hospital Departamental de Salto. Si bien el artículo 4 de la ley previene estos casos, no hay un seguimiento para prevenir su incumplimiento. Aunque existen espacios para presentar reclamos, “el cuerpo inspectivo del MSP es extremadamente deficitario y después las reacciones son lentas”, explicó Abracinskas.

Salto conservador

Desde la implementación de la Ley de IVE en 2013, Salto se ha destacado por ser uno de los departamentos que presenta más dificultades para acceder al servicio, principalmente causados porque todos los ginecólogos del lugar son objetores de conciencia. Durante los primeros nueve meses, la IVE no estuvo disponible en el departamento y las mujeres debían ser trasladadas a ciudades cercanas para realizar el procedimiento. Una ginecóloga viajaba semanalmente a Salto desde Montevideo para encargarse de todos los casos, tanto en centros públicos como privados. Así fue hasta 2017, cuando se resolvió la contratación de ginecólogos específicamente para esta tarea, que viajan desde otras localidades.

Al incidente del video le anteceden otros similares. En julio de 2017, madres integrantes del grupo Pro Vida de Salto organizaron una charla en contra del aborto en el Liceo 1 Instituto Politecnico Osimani Llerena. La actividad, realizada sin la autorización del Consejo de Educación Secundaria (CES), era de carácter obligatorio para los estudiantes e incluía contenido religioso, folletos y pequeñas estatuas de fetos. Estudiantes y familiares difundieron lo acontecido y la diputada del MPP Manuela Mutti presentó una denuncia por violación a la laicidad. Como reacción, el Consejo de CES inició un sumario con separación del cargo y retención del 50% de los haberes a la directora del Liceo y organizadora de la actividad, Diana Lucero de Curcho. Desde el grupo de madres se envió un comunicado a Secundaria en el que se explicó que la charla no fue contra el aborto, que no presentaron ninguna postura determinada, y que no se enfocó desde el punto de vista religioso sino “científico”. Mencionaron también que unos folletos en el que estaba la imagen de la Virgen María se distribuyó por error y sin el consentimiento de la directora. Sin embargo, en uno de los videos que circuló en los medios de comunicación se puede ver que la directora participó de la actividad. Actualmente, si bien no volvió al Liceo, Diana Lucero de Curcho cumple horas en Inspección, por lo que continúa trabajando en el CES.

La resistencia de Salto y otros departamentos del litoral a la ley de IVE se explica en parte por la gran influencia religiosa en la zona. Además de católicos, hay una importante presencia evangelista. Para Abracinskas, es evidente que los movimientos antiaborto en Salto se encuentran respaldados por las autoridades. El intendente de Salto, Andrés Lima, evangelista integrante del Frente Amplio, premió en 2015 al pastor Jorge Márquez de la Iglesia Misión Vida por “la ayuda a los más débiles” y su “trabajo en lo espiritual, en la propagación del Evangelio”, según en su momento dijo Lima en diálogo con La Diaria. Márquez y su organización fueron cuestionados en varias ocasiones: por las denuncias de maltratos a tres niñas en 2015 en un hogar de Beraca en Maldonado; por el trabajo en negro y la explotación de los integrantes de la organización que “hacen calle”; y, a principios de 2018, por lo sucedido en un campamento de Beraca en el que se les pidió a los jóvenes que utilizaran las redes sociales para criticar las políticas de género del gobierno y a las organizaciones de activistas de la comunidad LGBT.

Además de la influencia religiosa, hay una cercanía evidente con los movimientos antiaborto de Argentina, que actualmente se encuentran muy activos por las instancias de discusión en el Congreso de ese país sobre un proyecto de ley para legalizar el aborto. Su campaña conocida como “el bebito” es protagonizada a nivel mediático por Mariana Rodríguez Varela, hija del abogado defensor del dictador argentino Rafael Videla. La militante se caracteriza por repartir fetos de yeso como los que llegaron al Liceo 1 de Salto el año pasado en la charla antiaborto.

La otra cara

En Salto hay dos colectivos feministas llamados Waslala y Resistencia Feminista. Junto con La Tambora, una comparsa de mujeres, están formando la Red Feminista de Salto, que, entre otras cosas, se encarga de organizar las alertas y movilizaciones que se realizan en las principales ciudades del país para protestar luego de cada caso de femicidio. Waslala fue formado en noviembre de 2017 y lleva el nombre de un libro de Gioconda Belli, que habla de “las utopías, y caminar hacia ellas”. Para las integrantes del colectivo, la situación en Salto es complicada. Los ginecólogos objetores, la influencia de la Iglesia y de grupos conservadores como A mis hijos no los tocan -que se opone a la guía de educación sexual en centros educativos- son algunas de las dificultades a las que se enfrentan en el departamento.

Hay una presencia fuerte de la Iglesia y de la rama del Opus Dei, son visibles”, explica Agustina, integrante de Waslala. Además, mencionó también la conexión entre Lima y su respaldo a la Iglesia Evangelista. Si bien la marcha del 25 de marzo fue organizada por un grupo de padres, la militante señaló que los afiches que convocaron a la actividad estaban pegados en todas las Iglesias. A raíz del incidente con el vídeo se comunicaron con las organizaciones Cotidiano Mujer y Mujeres en el Horno, que están organizando una visita al departamento para trabajar sobre el tema. “Se están vulnerando los derechos de muchas personas”, dijo Agustina, y agregó que “la información sobre un aborto seguro no está llegando, sí llegó este vídeo que estuvo durante toda una semana en la plaza pública de la ciudad, donde más gente pasa”, finalizó.

Xóchil Hernández