La entrega de Marvel que tiene al mundo expectante y promete dejar una gran huella en la historia del cine

PROMETO HACER HISTORIA

Letitia Wright se toma una selfie con los fans en la premiere de Avenfers: Infinity War. 23 de abril de 2018 en Los Angeles, California. Emma McIntyre/Getty Images/AFP

Avengers: Infinity War no deja de romper records a nivel internacional: es la película que vendió más entradas en un fin de semana en la historia del cine. Además, fue la más veloz en vender sus entradas anticipadas y tiene el tráiler con mayor cantidad de reproducciones hechas en un día en la historia de YouTube. ¿Cómo se llegó a esta película y cómo fue su estreno en el Uruguay?

Hace diez años, la editorial Marvel Comics decidió llevar al cine a uno de sus personajes más emblemáticos: Iron Man. Esa película, plagada de humor, acción y emotividad, fue un éxito rotundo y permitió que una gran variedad de personas se interesasen por las entregas de Marvel en la gran pantalla. Las siguientes piezas no hicieron más que impresionar a sus espectadores. Se estaba concretando, y de manera exitosa, una nueva forma de hacer cine sobre superhéroes: una forma en la que diferentes películas con sus personajes principales pertenecieran a una historia mayor. Esto fue denominado como “El Universo Cinematográfico de Marvel”.

Por etapas

La estrategia que usó Marvel para desarrollar este universo cinematográfico fue planeada por un grupo de productores creativos que decidieron dividir la gran historia que narrarían en etapas compuestas por grupos de películas.

En la primera etapa se narraron los orígenes de los principales superhéroes de este universo: Iron Man, Hulk, Thor y Capitán América. El énfasis que se hizo en ilustrar los orígenes y la vida íntima de cada uno de estos personajes generó una profunda empatía del público con los superhéroes. También sirvió para que cualquier persona que no conociera a estos personajes pudiese entender lo que estaba sucediendo.

La primera etapa terminó por involucrar a todos los personajes en una misma película. Fue tal la producción de esa última película, que logró ser una de las películas más taquilleras y con mejores críticas.

En la segunda etapa, los productores decidieron extender ese universo con un proyecto un tanto arriesgado: series televisivas basadas en sus cómics. Los fans no tendrían que esperar varios meses para saber lo que acontecía en el universo de sus héroes favoritos, sino que podrían averiguarlo semanalmente. Estas series le dieron un tono más realista al Universo Cinematográfico de Marvel. La productora experimentó con géneros diversos, que permitieron abarcar problemáticas sociales, culturales y raciales. Aparecieron por primera vez en televisión personajes menos conocidos, pero importantes de las historietas. La extensión de las series quitó la presión de insertar grandes cantidades de escenas de acción con efectos especiales en un período corto de tiempo, como ocurre en las películas. Las series brindaron, además, el tiempo necesario para desarrollar historias con las que los televidentes pueden sentirse identificados.

En cuanto a las películas, Marvel aprovechó para profundizar en las historias de otros personajes de los cómics. El grupo llamado “Los Guardianes de la Galaxia” y el icónico superhéroe “Hombre hormiga” tuvieron sus propias películas. Estas producciones volvieron a cambiar la forma de narrar las películas de superhéroes mediante la exitosa mezcla de los géneros de humor y acción. Sobre el final de esta etapa, los Vengadores volvieron a reunirse junto a otros nuevos superhéroes para enfrentar a un villano que amenaza con destruir el planeta Tierra.

En la tercera y actual etapa del Universo Cinematográfico de Marvel, no hay público que no haya escapado a esta saga: adultos, jóvenes y niños pequeños comparten con la misma afición el entusiasmo por este universo. La cantidad de personas que concurrieron a las convenciones de cómics a nivel internacional aumentó drásticamente. La mayor de estas convenciones, la Comic-Con de San Diego, Estados Unidos, fue el epicentro de reunión.

Infinity War

Avengers: Infinity War parece ser una de las películas más taquilleras. No es para menos: promete ser la culminación de un ciclo para muchos de los superhéroes más antiguos en la gran pantalla. Además, el enfrentamiento a uno de los más grandes villanos de la historia de Marvel Comics (Thanos), anuncia consecuencias que afectarán a las demás películas y series de este universo.

Marvel ha invertido más de 180 millones de dólares en publicidad y marketing en esta película. Según ha trascendido, contó con un presupuesto de casi 400 millones de dólares. Fue un éxito en ventas: en su primer fin de semana Avengers: Infinity War recaudó 630 millones de dólares; en las proyecciones previas al día del estreno en Estados Unidos había recaudado 39 millones de dólares y la misma suma obtuvo a nivel internacional, el día del estreno, el jueves 26 de abril.

Lo que se vivió en Uruguay

Faltaba menos de una hora para el comienzo de Avengers: Infinity War en una de las primeras funciones de la tarde del día su estreno internacional. El cine en donde el día anterior se había difundido una gran premier, con personas disfrazadas de los personajes más emblemáticos, invitados famosos a nivel nacional y una gran puesta en escena que recreaba una de las escenografías más emblemáticas de Marvel, estaba prácticamente vacío.

Los vendedores de pop disfrutaban la tranquilidad previa a la tormenta. Esperaban “un despelote total” para esa noche, contaron a SdR. Estaban tranquilos, porque la premier del día anterior les había hecho entender la magnitud de la situación; sin embargo, estaban muy conscientes de la dura jornada que tendrían ya que, como pocas veces había sucedido, a último momento se agregaron más funciones.

Acompañadas por una madre, un grupo de niñas esperaban ansiosamente la película; una pareja de unos 30 años terminaba apresuradamente de tomarse una selfie con el cartel promocional de la película, para dar lugar a que un pequeño niño se tomará una foto. La situación era pacata si se comparaba con los cines abarrotados de jóvenes fanáticos y disfrazados del día del estreno en Estados Unidos. Igualmente, no dejaban de impresionar los grandes contrastes generacionales de los espectadores, y se plasmaba el éxito rotundo de Marvel al crear un Universo Cinematográfico atractivo para todas las edades.

Luis, de 25 años, y Bautista, de unos siete años, esperaban con la misma emoción que los dejaran entrar a la sala. El mayor contó a SdR que ver reunidos a todos estos superhéroes en la gran pantalla era como “el sueño del pibe”. Cuando era chico había conocido a los personajes más icónicos de Marvel a través de los dibujitos animados que se trasmitían por el Canal 12. Por otro lado, destacó que esta película era una buena excusa para salir con su sobrino.

Un poco más tarde, una pequeña familia -integrada por padre, madre e hijo- estaba impaciente por ingresar a la sala de cine.  El padre, de 45 años, llevaba puesta la misma remera que su hijo: al frente estaba inscripto el nombre de la película y, en la espalda, el villano. Contó que se indujo en el mundo de los cómics a los 19 años y que en su época no había muchas personas que leyeran este tipo de historietas en Uruguay. Con el paso del tiempo, nunca dejó de seguir a sus personajes favoritos en series y películas. Para él, Avengers: Infinity War es una digna culminación de una historia más grande, narrada a través de otras películas.

La tarde y la noche siguió el curso común de cualquier día de estreno de una película. A medida que se hacía más tarde, más jóvenes y adultos comenzaron a llenar las salas del cine. No hubo grandes sorpresas, tan solamente algunas caras impacientes y emocionadas.

Ernesto Morales