Con críticas al gobierno y a los empresarios, se realizaron actos por el 1 de mayo en varios puntos del país

DÍA DE LUCHA

Acto del 1 de mayo en Montevideo / Foto: Federica Carámbula, SdR

A pesar de que no había transporte público, minutos antes de las diez de la mañana ya había gran movimiento en la plaza 1° de mayo. La gente se las arregló para asistir en grupos, como los que se formaron en viajes en camión o micros que, organizados por los sindicatos, salían desde lugares estratégicos, pero también hubo quienes optaron por asistir en bicicleta. Uno de los bordes de la plaza estaba colmado de pequeños emprendimientos gastronómicos que en algunos servían para recaudar fondos para diversas causas.

Cuando llegó la hora de inicio, en una larga fila fueron apareciendo integrantes de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos en Uruguay, que portaban los habituales carteles que retratan a los desaparecidos durante la última dictadura. Para atraer la atención al escenario, antes de la oratoria se presentó Doña Bastarda, la murga elegida como revelación del carnaval 2018, que presentó un fragmento de su espectáculo Los Monstruos. Luego empezó la oratoria, que fue seguida en primera fila por varias autoridades de gobierno, como la vicepresidenta de la República, Lucía Topolansky, los ministros de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, y de Turismo, Liliam Kechician, además de el prosecretario de la Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo. También hubo representantes de la oposición, como el senador nacionalista Álvaro Delgado (Todos), y los diputados Pablo Abdala, del Partido Nacional (Alianza Nacional) y Fernando Amado (Batllistas Orejanos), del Partido Colorado.

La primera en hablar fue Neala Quintana, de la central de trabajadores de Cuba, quien felicitó al PIT-CNT por su “larga tradición de lucha por los derechos fundamentales de los trabajadores”. Además, instó a ponerse firmes “frente a una OEA [Organización de Estados Americanos] cada vez más pro norteamericana” y para ello es necesario formar “un frente común de lucha” . La sindicalista cubana aprovechó la instancia para expresar su apoyo al gobierno de Venezuela, al ex presidente brasilero Luiz Ignacio Lula Da Silva, y al nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien desde su punto de vista seguirá los pasos del los hermanos Castro, mientras “asume los retos de estos tiempos”.

Alba González, de Familiares Detenidos Desaparecidos en Uruguay, fue la siguiente en tomar el micrófono y relacionó a los desaparecidos con el movimiento sindical. “Ellos fueron parte de la lucha popular como trabajadores, estudiantes, militantes sociales y políticos. Ahora lo siguen siendo como bandera contra la impunidad”, sostuvo. González planteó que la desaparición forzada en los años de dictadura fue causa de la lucha contra un modelo económico que fomentaba la desigualdad y la pobreza, y convocó a la próxima Marcha del silencio, que, como todos los años, se realizará el 20 de mayo desde Rivera y Jackson.

La central

Oscar Andrade, Secretario General del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) fue el primero de los tres oradores en representación del PIT-CNT y destacó lo emocionante de ver “una plaza llena de pueblo”. En su discurso, hizo un recorrido histórico en el que recordó lo ocurrido en mayo de 1886 en Chicago, cuando la policía reprimió una huelga de trabajadores que reivindicaban la jornada laboral de ocho horas. “No fue la primera represión a trabajadores organizados ni fue la peor”, sostuvo Andrede, quien además recalcó que desde entonces hubo numerosos casos de “brutal represión” en todo el mundo y “que todo eso terminó en tragedia pero no en olvido”. Por tanto, concluyó que “el 1 de mayo es un día de reflexión y de lucha”. El secretario del SUNCA consideró que aún restan conquistas por lograr, como mejorar la situación de los más “sumergidos”, porque aún hay personas que, incluso trabajando, no pueden sustentar una familia.

A Andrade le siguió el dirigente de la Agrupación de Funcionarios de UTE (AUTE), Gonzalo Castelgrande, quien recordó al cantautor Daniel Viglietti con su “guitarra al servicio de los pueblos y de los trabajadores”. A nivel de las reivindicaciones, pidió la baja de la tarifa eléctrica para los hogares: “¿Cuándo van a bajar la tarifa eléctrica? Están todas las condiciones prontas”, consideró. A pesar de que los otros dos oradores del PIT-CNT criticaron a los grandes capitales y el trato que reciben desde el gobierno, Castelgrande fue el más directo. Por ejemplo, se dirigió a las autoridades pidiendo “dejar de subsidiar a los grandes empresarios, que pagan dos mangos, mientras la gente sigue pagando y [la tarifa de UTE] le pesa hasta el 20% de su salario”. Además, el sindicalista criticó al gobierno por prestar atención a la red ferroviaria uruguaya ante la necesidad de instalar una nueva planta de UPM en el país, en lugar de darle importancia al reclamo cuando provino de funcionarios de la Asociación de Ferrocarriles del Estado.

Las declaraciones del dirigente de AUTE causaron la repentina retirada de Kechichian, quien luego en su cuenta de Twitter aclaró que si bien no compartió una parte del discurso de Andrade, su intervención “fue seria”, mientras que en el caso de Castelgrande, sentenció que “la fecha no merecía un orador tan pobre de conceptos”.

Quien cerró la oratoria fue Abigail Puig, secretaria de organización de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys), y defendió al movimiento sindical de las críticas que recibe por parte de “ciertos medios” de comunicación, en relación a reclamos por causas de otros países. Por ejemplo, sobre la situación política que vive Brasil indicó que el PIT-CNT insiste en la liberación de Lula no para “meterse en asuntos de otros países” sino que lo hace “defendiendo la libre determinación de los pueblos”.

También responsabilizó a los empleadores por los crímenes a trabajadores: “Los empresarios tienen que ver, no se hagan los distraídos en esto”, y llamó a los militantes y dirigentes sindicales a no olvidar que vienen de “la clase trabajadora”. Al finalizar, recalcó varios logros del PIT-CNT desde 2005, como la sanción de las leyes de libertades sindicales y de negociación colectiva, pero también fue crítica con la organización en relación a la poca participación de mujeres en los cargos de mayor jerarquía.

De todas partes

Mientras tanto, el movimiento era similar en otros puntos del país, por ejemplo, en la ciudad de Canelones. En la Plaza 18 de julio, en pleno centro de la capital canaria, se realizó otro acto conmemorativo por el 1 de mayo. Al igual que en Montevideo, no faltaban los carros de venta de comida que aromatizaban el ambiente, mientras que los gritos de los vendedores se hacían notar.

El acto comenzó sobre las 11 de la mañana, momento en el que la parte de la plaza más cercana al escenario se llenó de gente. A diferencia de lo que ocurrió en la capital, en Canelones el acto empezó con el himno nacional. Luego, representantes de la Asociación de Obreros Municpales local presentaron al orador principal, que fue Daniel Diverio, presidente del SUNCA. Entre las reivindicaciones estuvieron la necesidad de aprobar una ley de empleo para personas con discapacidad, reclamos de cara a la próxima Rendición de cuentas, y la derogación de la Ley de riego, a la que dedicó la mayor parte de su discurso.

Además, Diverio se refirió a la realidad argentina, y en particular a la reforma laboral que impulsa el gobierno de ese país, a la que definió como “un retroceso de las conquistas de los trabajadores”. Al finalizar su discurso, el dirigente del SUNCA manifestó su apoyo a trabajadores de empresas que cerraron, como Fripur, cerámicas Olmos y la fabrica de pastas La Spezia. El sindicalista criticó el procedimiento de los dueños ante el cierre de las diferentes empresas, lo que dejó “a miles de personas sin trabajo”.

La accesibilidad estuvo presente en el acto de la Plaza 1° de mayo. Por un lado, todos los discursos fueron traducidos simultáneamente en lengua de señas uruguaya. Además, se entregó a los representantes del gobierno que asistieron al acto un sobre con las más de 400.000 firmas para que el Parlamento apruebe una ley de empleo para personas con discapacidad  en el ámbito privado. Actualmente, es un proyecto de ley que “se encuentra a consideración de la Cámara de Senadores luego de haber alcanzado votación unánime en Diputados’’, según explica el texto que encabeza la lista de firmas.

 

Federica Carámbula
Fiorella Siliutti