Día del Voluntariado Juvenil: Geduca y Proyecto Rueda fomentan el trabajo comunitario, el cuidado ambiental y el respeto a la diversidad sexual

GESTORES DEL CAMBIO

Proyecto Geduca. Foto: Geduca

Cada 5 de mayo se celebra el Día Global del Voluntariado Juvenil, que reconoce la contribución que los jóvenes hacen diariamente en sus comunidades. Este año, bajo el lema “Protagonistas del cambio” más de 2.500 jóvenes uruguayos participarán en instancias de voluntariado e integración en diferentes partes del país.

En una época en la que los jóvenes son vivamente criticados, dos colectivos de uruguayos se proponen, cada uno por su lado, romper con el mito de que “la juventud está cada vez peor” e impulsan actividades gratuitas para contribuir con la educación de los que, dentro de unos años, ocuparán su lugar en la sociedad.

Proyecto Rueda y Geduca son dos grupos de voluntarios que aportan a la formación de niños, niñas y adolescentes en temas como el cuidado del medio ambiente, la igualdad de género y el respeto por la diversidad sexual. Su aporte a la sociedad es honorario y complementa los contenidos de la educación formal.

Rodando por la tierra

Cristian Amacoria es actor desde hace más de 10 años y trabaja en GENEU, una planta de reciclaje de neumáticos en desuso. Con una idea en mente, un cuento escrito por su hermana, dotes artísticos y material reciclable de sobra, Cristian inició el Proyecto Rueda, preocupado por llevar el teatro a los barrios. “En los barrios faltan muchas artes escénicas. Generalmente el teatro en las escuelas se cobra muy caro y por eso muchas escuelas no pueden acceder a él. Esta es una oportunidad para acercarle el teatro a los niños sin que les duela el bolsillo a los padres. El recibimiento de los niños es tan lindo porque les acercamos algo a lo que muchas veces no pueden acceder”, explicó.

Desde que comenzaron, en 2017, los cuatro actores y tres fotógrafas que forman el Proyecto Rueda han recorrido los patios de 60 escuelas de Montevideo y Canelones compartiendo contenidos sobre el cuidado del medio ambiente. “Creemos que trabajar con los niños es alucinante’’ contó Crisitan.”Hay contenidos que están demás para trabajar con el teatro, que es una buena herramienta, sobre todo para que el niño empatice con la información y la asimile de forma diferente”.

La propuesta es para niños de primero a tercer año de primaria, con quienes comparten una obra de teatro en la que dos personajes, Ana Clara y Juan, llegan desde muy lejos con un árbol para plantar. En la puesta en escena los niños intervienen en diferentes momentos y terminan plantando el árbol junto con los actores. Los neumáticos se usan como macetas, en este caso, del nuevo integrante de la escuela que los niños deberán cuidar. Todos los materiales que usan los actores, neumáticos, árboles y tierra, son donaciones que reciben.

Para este año el objetivo del Proyecto Rueda es llegar a 140 escuelas de todo el país, y pronto comenzarán a recorrer ciudades del interior del país. El reciclaje de la rueda, junto con el verde de la vestimenta y los árboles autóctonos les refuerzan a los niños la noción del cuidado del monte nativo.

Educando con igualdad

En 2013, tres jóvenes vinculados al área social y educativa se juntaron a pensar cómo se deberían tratar, desde la educación, temas de feminismo e igualdad de género. “Vimos que, por un lado, estaba el movimiento por la igualdad de género y, por otro, la educación’’ explicó Ximena García, coordinadora general de Geduca. “Desde ahí pensamos hacer un proyecto piloto que al principio se llamó ‘Educando con igualdad’ y en 2015 lo presentamos a un concurso latinoamericano de iniciativas juveniles llamado ‘Estamos Comprometidos’, que finalmente ganamos”.

Ximena es voluntaria y junto con otros 20 jóvenes desarrollan propuestas lúdicas y recreativas para niños, niñas, adolescentes y jóvenes de diferentes centros de educación formal y no formal. Es así que visitan escuelas, liceos, universidades y centros del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) de diferentes partes del país.

En Geduca comparten conceptos que no siempre son fáciles de presentar: “Hay mucho miedo de trabajar sobre sexualidad, género, feminismo e identidad trans con niños y adolescentes. Además ser joven a veces tiene su resistencia en un país que es envejecido y donde se cree que quienes realmente pueden hacer el cambio son personas que están o en el Parlamento o en organismos de poder”, explicaron.

Integrado por jóvenes de distintas edades Geduca se divide en tres áreas -comunicación, cultura y educación-, y trabajan en pro de una idea común, movidos por sus propias ganas. “Creemos mucho en el voluntariado, si nos levantamos a las seis de la mañana un sábado para hacer un taller con educadores es porque queremos, es un valor interno’’, expresó Ximena. “Ganamos habilidades, creamos lazos y ganamos experiencia, y la mejor recompensa es que los gurises empiecen a problematizar cosas que antes no problematizaban”, agregó.

Con talleres para estudiantes y docentes, los integrantes de Geduca creen en el poder de la educación para cambiar ideas con el objetivo de crear una sociedad más inclusiva y respetuosa. Para eso es que buscan hacerse un lugar en la educación. “Tenemos como política afirmar la juventud como gestora del cambio’’, afirmó Ximena.

Formados por jóvenes que realizan todas las semanas un trabajo comunitario dirigido a estudiantes, Proyecto Rueda y Geduca aportan, sin banderas políticas, conceptos e ideas que ayudan a cambiar de a poco, el tan nombrado ADN de la educación.

Analía Pereira

Cada 5 de mayo se celebra el Día Global del Voluntariado Juvenil, que reconoce la contribución que los jóvenes hacen diariamente en sus comunidades. Este año, bajo el lema “Protagonistas del cambio” más de 2.500 jóvenes uruguayos participarán en instancias de voluntariado e integración en diferentes partes del país.

En una época en la que los jóvenes son vivamente criticados, dos colectivos de uruguayos se proponen, cada uno por su lado, romper con el mito de que “la juventud está cada vez peor” e impulsan actividades gratuitas para contribuir con la educación de los que, dentro de unos años, ocuparán su lugar en la sociedad.
Proyecto Rueda y Geduca son dos grupos de voluntarios que aportan a la formación de niños y niñas en temas como el cuidado del medio ambiente, la igualdad de género y el respeto a la diversidad sexual. Su aporte a la sociedad es honorario y complementa los contenidos de la educación formal
[A1] .

Rodando por la tierra

Cristian Amacoria es actor desde hace más de 10 años y trabaja en GENEU, una planta de reciclaje de neumáticos en desuso. Con una idea en mente, un cuento escrito por su hermana, dotes artísticos y material reciclable de sobra, Cristian [A2] inició el Proyecto Rueda preocupado por llevar el teatro a los barrios. “En los barrios faltan muchas artes escénicas. Generalmente el teatro en las escuelas se cobra muy caro y por eso muchas escuelas no pueden acceder a él. Esta es una oportunidad para acercarle el teatro a los niños sin que les duela el bolsillo a los padres. El recibimiento [A3] de los niños es tan lindo porque les acercamos algo a lo que muchas veces no pueden acceder”, explicó.

Desde que comenzaron, en 2017, los cuatro actores y tres fotógrafas que forman el Proyecto Rueda han recorrido los patios de 60 escuelas de Montevideo y Canelones compartiendo, también, contenidos sobre el cuidado del medio ambiente. “Creemos que trabajar con los niños es alucinante’’ contó Crisitan.”Hay contenidos que están demás para trabajar con el teatro, que es una buena herramienta, sobre todo para que el niño empatice con la información y la asimile de forma diferente”.

La propuesta es para niños [A4] de primero a tercer año de primaria, con quienes se comparte una obra de teatro en la que dos personajes, Ana Clara y Juan, llegan desde muy lejos con un árbol para plantar. En la puesta en escena los niños intervienen en diferentes momentos y terminan la obra plantando el árbol junto con los actores. Los neúmaticos se usan como macetas, en este caso, del nuevo integrante de la escuela que los niños deberán cuidar. Todos los materiales que usan los actores, neumáticos, árboles y tierra, son donaciones que reciben.

Para este año el objetivo del Proyecto Rueda es llegar a 140 escuelas de todo el país, con una próxima gira por ciudades del interior. El reciclaje [A5] de la rueda, junto con el verde de la vestimenta y los árboles autóctonos les refuerzan a los niños la noción del cuidado del monte nativo.

Educando con igualdad

En 2013 tres jóvenes vinculados al área social y educativa se juntaron a pensar cómo desde la educación se deberían tratar temas de feminismo e igualdad de género. “Vimos que, por un lado, estaba el movimiento por la igualdad de género y, por otro, la educación’’ explicó [A6] Ximena García, coordinadora [A7] general de Geduca. ‘’desde ahí pensamos en un proyecto piloto que al principio se llamó [A8] Educando con igualdad’ y en 2015 lo presentamos a un concurso latinoamericano de iniciativas juveniles llamado ‘Estamos Comprometidos’, que finalmente ganamos”.

Ximena es voluntaria junto a otros 20 jóvenes con los que desarrollan propuestas lúdicas y recreativas para niños, niñas, adolescentes y jóvenes de diferentes centros de educación formal y no formal. Es así que visitan escuelas, liceos, universidades y centros del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) de diferentes partes del país.

En Geduca comparten conceptos que no siempre son fáciles de presentar: “Hay mucho miedo de trabajar sobre sexualidad, género, feminismo e identidad trans con niños y adolescentes. Además ser joven a veces tiene su resistencia en un país que es envejecido y donde se cree que quienes realmente pueden hacer el cambio son personas que están o en el Parlamento o en organismos de poder”, explicaron.

Integrado por jóvenes de distintas edades Geduca se divide en tres áreas -comunicación, cultura y educación-, y trabajan conjuntamente en pro de una idea común, movidos por sus propias ganas. “Creemos mucho en el voluntariado, si nos levantamos a las seis de la mañana un sábado para hacer un taller con educadores es porque queremos, es un valor interno’’, expresó Ximena. “Ganamos habilidades, creamos lazos y ganamos experiencia, y la mejor recompensa es que los gurises empiecen a problematizar cosas que antes no problematizaban”, agregó.

Con talleres para estudiantes y docentes, los integrantes de Geduca creen en el poder de la educación para cambiar ideas con el objetivo de crear una sociedad más inclusiva y respetuosa. Para eso es que buscan hacerse un lugar en la educación. “Tenemos como política afirmar la juventud como gestora del cambio’’, afirmó Ximena.

Formados por jóvenes que realizan todas las semanas un trabajo comunitario dirigido a estudiantes, Proyecto Rueda y Geduca aportan, sin banderas políticas, conceptos e ideas que ayudan a cambiar de a poco, el tan nombrado ADN de la educación.

Analía Pereira


[A1]Quité lo del cuestionamiento porque es una afirmación fuerte que no está suficientemente respaldada. Hay que tener cuidado de no repetir y abonar juicios sin un adecuado sustento.

Un tenor similar tiene la frase “Los jóvenes son vivamente criticados”, hay que tener cuidado de no caer en “lugares comunes”, de repetir frases hechas. Lo mejor es evitarlas.

[A2]Siempre es mejor nombrarlos por el apellido, es la regla digamos, pero acá creo podemos validar la excepción (no estoy segura, pero bueno)

[A3]Pasé esta frase para acá arriba porque completa la idea. La oración del teatro barrial no había quedado del todo clara, y me parecía que lo otro reiteraba una idea. Es preferible que algo quede más corto y redondo.

[A4]Es mejor evitar la palabra “alumno” porque etimológicamente significa “sin luz”; el sustituto ideal es “estudiante”, pero a nivel escolar es raro usarlo, por eso hay que buscarle la vuelta para decirlo de otro modo

[A5]La rueda en sí misma no habla de autosustentabilidad porque no es biodegradable, lo que aporta a la autosustentabilidad es la acción de reciclar

[A6]A SdR? Si hablaste con ella (y con Cristian) conviene poner que se lo dijo al medio en el que están, SdR en este caso

[A7]Los cargos siempre se escriben con minúscula

[A8]Usamos comillas simples (‘), la mayúscula del 8, para hacer comillas dentro de una cita. Las citas se escriben con comillas comunes (“), que son las que están arriba del 2