Elecciones en Paraguay: triunfó Abdo Benítez y la polémica por fraude continúa

UN SISTEMA ELECTORAL CONTINGENTE

Elecciones en Paraguay. Foto: Portal Misiones Cuatro

El derechista paraguayo Mario Abdo Benítez ganó las elecciones de ese país el 22 de abril junto a su compañero de fórmula, Hugo Velázquez, superando por apenas cuatro puntos porcentuales a su opositor liberal Efraín Alegre. Sin embargo, desde ese día su candidatura ha sido fuertemente cuestionada por presunto fraude electoral y los resultados finales están aún sujetos a otras dos etapas que concluirán recién a fines de mayo.

En las elecciones del 22 de abril los principales contendientes a la presidencia eran Abdo Benítez -del oficialista Partido Colorado (PC)- y Alegre, de la Alianza Ganar, coalición conformada por seis partidos de centro-izquierda, entre éstos el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) al cual pertenece el candidato y el Frente Guasú, sector del expresidente Lugo Méndez.

De las 10 listas participantes en esta instancia electoral, el oficialismo (Lista 1) superó con un 46.44 por ciento de los votos a la coalición liberal (Lista 5), que obtuvo un 42.74 por ciento. En esta instancia se votó la figura del presidente, vicepresidente, senadores, diputados, 17 gobernadores (uno por cada departamento) y los 18 representantes paraguayos en el Parlamento del Mercosur.

En 13 de los 17 departamentos que conforman Paraguay triunfaron miembros del coloradismo, mientras que los otros cuatro fueron obtenidos por líderes liberales. Las bancas de diputados (80) se distribuyeron en 42 para el oficialismo y 29 para los liberales, siendo las 9 restantes distribuidas entre las demás listas. En la bancada del Senado (45), 17 lugares fueron para el coloradismo, 13 para los liberales y los otras 15 fueron obtenidas por otros partidos.

El proceso

Abdo Benítez fue electo en una instancia de conteo preliminar. Ésta lleva el nombre de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), implementada recientemente por el Tribunal Supremo de Justicia Electoral (TSJE) paraguayo en las instancias de votación. El periodista del periódico local Extra Héctor Ortiz, fue consultado por SdR y explicó a este medio la modalidad del proceso.

“Consiste en el envío -muchos lo hacen vía Whatsapp- de las cifras de las actas electorales, apenas finalizada la votación de todas las mesas del país. Estas se cargan en una página web que se actualiza hasta que se note una tendencia irreversible, mediante la cual ya se obtiene la idea de quiénes son los ganadores esa misma noche de los comicios”, explicó Ortiz. El periodista aclaró que “los encargados de la transmisión son personas designadas por el mismo TSJE, que les habilita una línea especial de comunicación, a la cual no tiene acceso cualquier persona”.

El sistema electoral paraguayo consta de varias instancias. La primera de ellas comenzó el 22 de abril y consiste en un “escrutinio intermedio” en el que se realiza un conteo de todas las mesas del país a cargo de los 10 Tribunales Electorales. Esa etapa concluyó el jueves 3 de mayo. A partir de esa fecha comenzó el juzgamiento definitivo por el TSJE, cuyos resultados finales se darán a conocer recién el 31 de mayo.

¿Fraude electoral?

En la noche de la instancia electoral, Efraín Alegre, candidato de la Alianza GANAR, reconoció los resultados “como lo que son: preliminares” y afirmó que esperaría al escrutinio definitivo para felicitar a su oponente. En la mañana del 23 de abril Efraín realizó una transmisión en vivo desde su cuenta de Facebook, a través de la cual exhibió una supuesta acta electoral que se veía claramente alterada en sus resultados. “Tenemos muestras muy claras del fraude e iremos denunciando. Recibimos muchas denuncias. Controlaremos voto a voto, paso a paso”, afirmó Alegre según cita el periódico local Última Hora.

“Lo llamativo en este caso”, observó Ortiz, “es que Alegre tenía una supuesta acta original de una mesa electoral cuando cada acta se guarda en un sobre lacrado que se lleva a la Justicia Electoral para el cómputo y juzgamiento correspondiente”, por lo que no es posible tener acceso a una.

Ortiz contó que muchas personas aseguraron a través de redes sociales que votaron por ciertos candidatos de bajo caudal electoral pertenecientes a listas que marcaban cero votos, lo que los llevó a afirmar que los suyos fueron cargados a favor de alguno de los candidatos de mayor popularidad. “Lo jodido de este tipo de denuncias es que son muy difíciles -por no decir imposibles- de comprobar, ya que el voto es secreto y cualquiera puede salir a decir después que votó por un candidato u otro, sin que haya forma de saber si dice la verdad o no”, explicó a SdR el periodista de Extra. El TSJE solicitó que las denuncias públicas que realizó la población paraguaya se lleven por escrito a la Fiscalía, con el fin de realizar las investigaciones pertinentes.

La polémica del presunto fraude desató manifestaciones en Asunción frente al edificio del TSJE, y posteriormente también en Buenos Aires y España. El Frente Guasú, sector perteneciente a la Alianza Ganar, solicitó a la Justicia que se suspenda el conteo de votos hasta la resolución de las acusaciones, pero el pedido fue rechazado por las autoridades.

Ortiz contó que las denuncias por fraude electoral en el país son habituales durante estas instancias, pero que como “los miembros de la Corte Suprema de Justicia tienen una inamovilidad que les asegura el cargo” han sido muy escasas las ocasiones en que personas fueron detenidas o procesadas por cometer delitos de fraude durante periodos electorales.

El ganador

Si las instancias siguientes se desarrollan similares a la preliminar, el próximo 15 de agosto Abdo Benítez reemplazará a Horacio Cartes (también del Partido Colorado) en la presidencia de Paraguay,  junto a Hugo Velázquez como vicepresidente.

Mario Abdo Benítez es hijo de quien fue secretario privado del militar Alfredo Stroessner, que ejerció en el país una dictadura de 35 años hasta 1989.

Sus principales consignas de campaña fueron la realización de una reforma del Sistema Judicial, considerándola “una materia pendiente” en la democracia paraguaya y la reactivación del Servicio Militar Obligatorio para los jóvenes de ese país.

Abril Mederos