El político alemán Rolf Mützenich disertó sobre la izquierda en la actualidad

AYER Y HOY

Durante la conferencia. Foto: Joaquín Giribaldi

El ciclo de conferencias “Ser de izquierda en el siglo XXI”, organizado por la fundación Líber Seregni, comenzó el año pasado y contó con la visita de Noam Chomsky y Álvaro García Linera. El miércoles 9 en La Huella de Seregni se realizó un nuevo encuentro en el que participó Rolf Mützenich, parlamentario alemán y actual vicepresidente de la bancada del Partido Socialdemócrata.

Mützenich ingresó a su partido político a los 16 años y ha trabajado en temas vinculados “a la política de paz y los derechos humanos y su defensa”, según comentó. “En Alemania luchamos por conservar la democracia. Esta surge del humanismo y de él nacemos nosotros, la izquierda”, expresó al comienzo del encuentro.

Una de las primeras interrogantes la planteó el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda: qué significa ser socialdemócrata. El invitado aseguró que “se trata de una impresión subjetiva, pero los valores de igualdad, libertad y fraternidad tienen que ser fundamentales también en la política internacional, y se deben buscar cambios a partir de los programas de gobierno”. Destacó también como valores de la izquierda a la justicia, la democracia y la paz, y recalcó la importancia del diálogo y del intercambio.

Por otra parte, el político sostuvo que en Alemania “estamos a favor de la emancipación del individuo y tanto el gobierno como la sociedad y las organizaciones sociales nos comprometemos con ello”. En este sentido, el parlamentarista comentó que “les exigimos a las empresas alemanas en el exterior que respeten los derechos humanos y ejercemos un control sobre esto. Si no lo hacen, las sancionamos”.

Mützenich expresó además que “el trabajo y el capital tienen que estar equiparados y los gobiernos los deben regular en búsqueda de mejor educación y mayor bienestar”, y destacó la importancia de que la izquierda “se mantenga unida para alcanzar estos logros”. Al referirse a los jóvenes, el invitado expresó que “para estos trabajadores debemos fijar un ingreso mínimo para que estudien, si no ocurre que para hacerlo necesitan ayuda de sus padres o abuelos”.

Sobre los cargos políticos, el invitado expresó que desde su punto de vista los mayores deben dejar el “camino libre” a las nuevas generaciones y admitir que “hay gente que lo puede hacer mejor que yo”.

En cuanto al rol que le corresponde al Estado, Mützenich aseveró que se “debe trabajar para conseguir la igualdad aunque éste no sea el rumbo que toma el capital hoy en día”. La senadora Constanza Moreira agregó en ese sentido que en América Latina “somos más pesimistas que los europeos a la hora de pensar equilibrar el eje trabajo-capital”.

El panel también discutió si la izquierda debe gobernar o cumple un rol más importante como oposición. Al respecto, la secretaria general del Partido Socialista Mónica Xavier opinó que “esa pregunta no tiene vigencia hoy para nosotros porque las derechas en América Latina son muy salvajes”. Durante su participación, Xavier hizo énfasis en las diferencias que puede haber entre los desafíos de la izquierda uruguaya y la alemana. Aseguró que “aquí tuvimos que trabajar para que la gente saliera de la pobreza y la indigencia”, y recalcó que en Uruguay se han otorgado y reforzado derechos sociales y civiles que antes “eran vulnerados o no existían”. “La gente quiere de nosotros respuestas y somos responsables porque las personas vivimos una sola vez”, sentenció.

Joaquín Giribaldi

El ciclo de conferencias “Ser de izquierda en el siglo XXI” comenzó el año pasado y contó con la visita de Noam Chomsky y Álvaro García Linera a Uruguay. Ayer, en La Huella De Seregni, se realizó un nuevo encuentro en el que participó Rolf Mützenich, parlamentario alemán y actual vicepresidente de la bancada del Partido Social Demócrata en dicho país.

Acompañaron al invitado el Presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, la senadora Constanza Moreira y Mónica Xavier, secretaria general del Partido Socialista. El encuentro fue organizado por la fundación Líber Seregni.

Mützenich ingresó a su partido político a los 16 años y ha trabajado en temas vinculados “a la política de paz y los derechos humanos y su defensa”, según comentó. “En Alemania luchamos por conservar la democracia. Esta surge del humanismo y de él nacemos nosotros, la izquierda”, expresó al comienzo del encuentro.

Una de las primeras interrogantes la planteó Miranda, sobre qué significa ser social demócrata. El invitado aseguró que “se trata de una impresión subjetiva, pero los valores de igualdad, libertad y fraternidad tienen que ser fundamentales también en la política internacional, y se deben buscar cambios a partir de los programas de gobierno”. Destacó a continuación también como valores de la izquierda, a la justicia, la democracia y la paz, recalcando la importancia del diálogo y del intercambio.

Por otra parte, el político sostuvo que en Alemania “estamos a favor de la emancipación del individuo y tanto el gobierno como la sociedad y las organizaciones sociales nos comprometemos con ello”. En este sentido, el parlamentarista comentó que “les exigimos a las empresas alemanas en el exterior que respeten los derechos humanos y ejercemos un control sobre esto. Si no lo hacen, las sancionamos”.

En otro ámbito, Mützenich expresó que “el trabajo y el capital tienen que estar equiparados y los gobiernos los deben regular en búsqueda de mejor educación y mayor bienestar”. Destacó también la importancia de que la izquierda “se mantenga unida para alcanzar estos logros”. Al referirse a los jóvenes, el invitado expresó que “para estos trabajadores debemos fijar un ingreso mínimo para que estudien, si no ocurre que para hacerlo necesitan ayuda de sus padres o abuelos”.

Sobre los cargos políticos, el invitado expresó que desde su punto de vista los mayores deben dejar el “camino libre” para las nuevas generaciones y admitir que “hay gente que lo puede hacer mejor que yo”.

En cuanto al rol que le corresponde al Estado, Mützenich aseveró que “debe trabajar para conseguir la igualdad aunque éste no sea el rumbo que toma el capital hoy en día”. La senadora Moreira agregó por su parte que en América Latina “somos más pesimistas que los europeos a la hora de pensar equilibrar el eje trabajo-capital”.

Otra de las cuestiones planteadas por el panel trató la cuestión de si la izquierda debe gobernar o cumple un mejor rol como oposición. Al respecto, Mónica Xavier reflexionó que “esa pregunta no tiene vigencia hoy para nosotros porque las derechas en América Latina son muy salvajes”.

Durante su participación, Xavier hizo énfasis en las diferencias que puede haber entre los desafíos de la izquierda uruguaya y la alemana. Aseguró que “aquí tuvimos que trabajar para que la gente saliera de la pobreza y la indigencia”. Recalcó además que en Uruguay se han otorgado y reforzado derechos sociales y civiles que antes “eran vulnerados o no existían”. “La gente quiere de nosotros respuestas y somos responsables porque las personas vivimos una sola vez”, sentenció.

Joaquín Giribaldi