Militares intervinieron en la campaña para derogar Ley de Caducidad en 1989

CONTRA EL VOTO VERDE

Un proyecto de investigación de la Facultad de Información y Comunicación (FIC), la Facultad de Ingeniería (FING) y Madres y Familiares de Detenidos y Desaparecidos trabaja en la sistematización y análisis de documentos del archivo Berrutti. Los resultados preliminares se presentaron en el Aula Magna de la FIC, donde se dio cuenta de la intervención militar que hubo durante la campaña del referéndum de 1989 en contra de la Ley de Caducidad.

“Sistematización, tratamiento y difusión de la información digital vinculada con las investigaciones en materia de graves violaciones a los derechos humanos en el pasado reciente y terrorismo de Estado” es el nombre que lleva el proyecto de extensión coordinado por el periodista y docente Samuel Blixen. Los avances del trabajo fueron presentados el miércoles 6 de junio en el Aula Magna de la FIC por docentes y estudiantes integrantes del grupo de investigación.

La exposición estuvo dividida en varias partes. La primera consistió en la explicación de la estructura y funcionamiento del Servicio de Información de Defensa (SID), órgano que los expositores definieron como “el principal dispositivo de control social de la dictadura”. La segunda parte refirió a un análisis de ciertos documentos pertenecientes al Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA). Luego, el análisis de los documentos referidos al espionaje del referéndum que buscó derogar la Ley de Caducidad y una investigación que implicó el procesamiento de 6.113 imágenes (8 rollos) que abarcan el período comprendido entre enero de 1986 a abril de 1989. Las conclusiones preliminares a las que llegó el equipo de investigación es que hubo espionaje militar en democracia y que el proceso de recolección de firmas para el referéndum fue monitoreado y hasta intervenido por las Fuerzas Armadas (FFAA).

Se trató de un trabajo sistemático en el que participaron 15 militares denominados “manipuladores”, junto a 38 informantes -“los agentes”- infiltrados en distintas organizaciones con el objetivo de recaudar información sobre el avance en el proceso del referéndum. Según los documentos expuestos en la presentación, la supervisión del proceso se enfocó principalmente en el Partido Comunista, la Corriente de Unidad Frenteamplista (CUF), el Movimiento de Liberación Nacional (MLN), el Partido Nacional, el PIT-CNT, el semanario “Mate Amargo” e incluso el entonces presidente Julio María Sanguinetti.

En los documentos se pudo constatar el detallado conocimiento que tenían las FFAA sobre la campaña por el voto verde, cuáles eran los grupos que simpatizaban con la propuesta y cuáles discrepaban, el funcionamiento, financiación y estructura de la Comisión Nacional Pro Referéndum y los nombres de aquellos que firmaron. Para esto último fue necesario el robo de documentos pertenecientes a la Comisión, lo cual se infiere de los rollos que fueron analizados. Además, se constata en los mismos la retención y confiscación de credenciales pertenecientes a militares para que no pudieran votar, y el financiamiento que realizaron para la campaña por el voto amarillo (por ejemplo el pago de la impresión de volantes) contrario al referéndum.

Abril Mederos