Luego de las elecciones universitarias, se comienza a definir quién será el rector de la Udelar por los próximos cuatro años

LA DANZA DE NOMBRES

Foto: Udelar

Políticas de género, cupos en los cursos, prácticas pre profesionales y nuevas carreras fueron algunos de los temas que plantearon los distintos colectivos de la Universidad de la República (Udelar) en las elecciones universitarias que se realizaron el 9 de mayo. A un año de las elecciones nacionales, la Udelar definió la nueva integración de su Asamblea General de Claustro (AGC), que en las próximas semanas tiene que definir quién será el rector de la institución por los próximos cuatro años. Además, próximamente cambiarán las autoridades del Consejo Directivo Central (CDC), el organismo que define las políticas de la institución.

Las elecciones, de las que participan los órdenes de egresados, estudiantes y docentes, se vivieron en un clima sereno pero tenso. Las distintas facultades se colmaron de gente, y en sus puertas los gremios se disputaban el espacio para la colocación de banderas e instalación de mesas que les dieran la mejor ubicación para entregar las listas. En esa oportunidad, más de 10% del padrón electoral nacional pasó por un servicio universitario para sufragar, ya que el acto eleccionario era obligatorio.

Si bien mayo fue el mes de las campañas y el escrutinio, entre junio y julio comenzará a definirse buena parte del futuro de la Udelar. Con todos los resultados a la vista, los candidatos a ocupar el cargo de rector empiezan a emerger y tomar fuerza, y los distintos colectivos comienzan a tomar postura. En principio, la elección de rector tiene sólo un candidato confirmado hasta el momento. Se trata de Roberto Markarián, actual rector de la universidad, cuyos primeros cuatro años de gestión terminan en setiembre, quien puede aspirar a la reelección. Sin embargo, otro de los nombres que se manejan es el de Rodrigo Arim, actual decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración (FCEA). Si bien no se ha confirmado su candidatura, podría ser impulsado por los colectivos universitarios que en su momento apoyaron la segunda reforma universitaria impulsada por el ex rector Rodrigo Arocena, y en las pasadas elecciones apoyaron la candidatura del decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Álvaro Rico.

En la FEUU

La AGC está compuesta por 105 miembros de las 15 facultades, que están representadas por tres docentes, dos egresados y dos estudiantes por servicio. Históricamente, el único orden en el que se daban votaciones en bloque era el estudiantil, en el que tanto la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU) como la Corriente Gremial Universitaria (CGU) elegían a su respectivo candidato. Sin embargo, en la última elección de rector la FEUU votó dividida, lo que hizo que los votos de la CGU fueran definitorios, aunque tuviera menos representantes que la FEUU. En el caso de de la federación, los centros de estudiantes nucleados en el lema La lista de los centros votaron a Rico, mientras que el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos (FPESP) y la Brigada 1958 votaron a Markarian.

Los resultados de las últimas elecciones universitarias pautaron que estas tres corrientes siguen teniendo representación en la AGC a nivel estudiantil y también hay representaciones afines a ellas en el orden de egresados. No obstante, ninguno de los colectivos tiene una postura formal definida sobre qué candidato impulsar.

Consultada por SdR, la integrante del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración (CECEA), Analía Ruggeri, expresó que si bien el centro debe aún “evaluar formalmente el período que culmina y analizar los lineamientos” que proponga cada candidato, hace una “valoración más que positiva de lo que ha sido Arim al frente de la FCEA”. Según consideró, el decano “es un compañero con quienes el centro de estudiantes tiene importantes coincidencias en términos programáticos”.

La integrante del CECEA, que en las últimas elecciones estuvo en el lema de La lista de los centros, también vio con buenos ojos la propuesta de Arim de reformar la Ley Orgánica (LO) que rige a la Udelar desde 1958, sobre la que se pronunció semanas atrás en una columna publicada en La Diaria. “La LO requiere una actualización, es algo claro. El CECEA en el pasado ha discutido sobre ello y ha sido favorable a modificarla”, expresó. Consultada sobre qué aspectos de la ley podrían modificarse, Ruggeri habló de “adaptar la institucionalidad a la realidad actual de la Udelar”, por ejemplo, a través de la incorporación a los espacios del cogobierno de los Servicios creados luego de 1958 y a los del interior del país. De todas formas, aclaró que “hay muchas otras aristas que deberán ser estudiadas en profundidad por los órdenes antes de aprobar finalmente” una propuesta de cambio.

De cara a la próxima elección de rector, Ruggeri hizo hincapié en que dentro de la FEUU “es necesario el compromiso de todas las partes para garantizar la unidad”, lo cual “no implica la ausencia de diferencias ni hacer converger a todos los colectivos bajo un candidato único”. “La unidad supone una federación con la madurez política suficiente para procesar las diferencias mediante los mecanismos correspondientes, supone mecanismos democráticos y el respeto al resultado de los mismos”, argumentó.

En el caso de la Brigada 1958, aún no definieron si volverán a apoyar la candidatura de Markarian. Consultado por SdR, el integrante de la corriente, Camilo Laner, planteó que hasta ahora sólo saben que se han manejado tres nombres para el rectorado, y además de Markarian y Arim nombró a Fernando Tomasina, actual decano de la Facultad de Medicina, que ha sido manejado por algunos colectivos univeristarios. “A uno ya lo conocemos la gestión que ha hecho [en el rectorado]. A los otros dos no”, señaló.

Consultado sobre cuál es la evaluación del colectivo sobre la gestión del actual rector, señaló que aún no se ha discutido, por lo que no hay ningún análisis al respecto. En relación a cómo debería definirse el tema a la interna de la FEUU, Laner señaló: “Como organización que representa a todos los estudiantes, la FEUU debe tomar una decisión que contemple a todos los ámbitos estudiantiles de la Udelar”. “Creo que la mejor opción es una discusión que involucre a la masa estudiantil”, añadió. De todas formas, dijo que sea cual sea la forma en que se defina el candidato de la FEUU, se debe contemplar a todos los actores.

SdR intentó comunicarse sin éxito con integrantes del FPESP. De todas formas, Federico Kreimerman, egresado integrante del CDC y afín a la corriente, semanas atrás evaluó la gestión de Markarian y dijo a El País que “hay mucha gente enojada con su gestión” y que “no tiene ningún apoyo seguro de nadie todavía”.

La CGU

En el caso de la CGU, que en las elecciones pasadas apoyó a Markarian, Melissa Freiría, integrante del gremio, dijo a SdR que “se evalúan candidatos a nivel central pero aún no se han manejado nombres”. Respecto a la gestión del actual rector, Freiría señaló que el gremio aún no la ha evaluado. De todas formas, indicó que la CGU tenía “grandes expectativas” al respecto, pero su gestión “ha decepcionado” por “falta de capacidad para concretar acuerdos”. Freiría opinó que Arim es “un excelente gestor” con una impronta que le daría “buen dinamismo a la Udelar”.

Entre los objetivos que se plantea a corto plazo la CGU, uno de los más importantes es reforzar la extensión universitaria, que, según consideró, “se ha visto debilitada” en los últimos años, y “responder a las expectativas de los estudiantes“. Si bien en la Udelar se dio la actualización de muchos de sus planes de estudio en el marco de la nueva Ordenanza de Estudios de Grado, Freiría consideró que se han perdido períodos de exámenes y “es necesario reajustarlos”. Además, la CGU encuentra fundamental poder hacer un uso más extensivo de la plataforma Entorno Virtual de Aprendizaje de la Udelar, y capacitar a los docentes para la formulación de buenas pruebas de múltiple opción. Por último, la integrante del gremio planteó que se deben “complementar las carencias de la universidad que hacen a los estudiantes acudir a cursos fuera de la facultad”.

Manuela Bonhomme

Bruno Gariazzo

Abril Mederos

Fiorella Silutti