Padres que no ven a sus hijos y organizaciones que defienden los derechos de niños por sobre la “alienación parental”

ALIENADOS

Movilización de Todo por Nuestros Hijos frente a la Suprema Corte de Justicia. Foto tomada del Facebook de Todo por Nuestros Hijos.

El término Síndrome de Alienación Parental (SAP) fue acuñado en 1985 por el psiquiatra estadounidense Richard Gardner para denominar la manipulación psicológica que uno de los progenitores –generalmente las madres, planteó- ejerce contra sus hijos tras la separación de pareja, con el fin de cortar el vínculo del  niño o niña con el otro progenitor. En Uruguay las autoridades no se reconocen la existencia de este síndrome, sin embargo organizaciones como Todos por Nuestros Hijos Ya y SOS Papá, así como jueces letrados de familia y profesionales del área jurídica y psicológica admiten su existencia y hablan de un aumento de los casos.

Tanto el Instituto del Niño y del Adolescente (INAU) como la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual se pronuncian en contra del SAP; lo califican como falso síndrome que busca desestimar los testimonios de niños y niñas presuntamente abusados por sus padres, así como también maltratar y desprestigiar a las madres.


Este “síndrome” no ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación Mundial de Psiquiatría, que considera que no presenta los signos ni los síntomas fundamentales para catalogarlo como tal.


La denominación ha traído conflictos respecto a cuán factible es este fenómeno. Esta estrategia alienadora es controversial. Quienes se pronuncian en contra del SAP afirman que un gran grupo de padres que abusaban de sus hijos comenzaron a lamentar que no podían verlos y se ampararon en que sus hijos estaban sufriendo SAP. Las críticas cuestionan, incluso, la moral del propio Gardner, puesto que hay quienes afirman que creó el SAP para ocultar su pedofilia. En el extremo opuesto, están quienes validan al SAP y acusan al progenitor a cargo del niño de plantar falsas denuncias y testimonios con el fin de alienar.


Tal como se definió el SAP, la alienación parental tiene como figura principal la campaña de denigración que hace uno de los progenitores con el fin de generar sentimientos de rabia y el rechazo del niño o niña hacia el progenitor alienado. Trabaja con el desprestigio, la culpa; el niño termina siendo rehén y repite conductas y discursos que no son esperables para su edad.

Delia García, vocera de Todo por Nuestros Hijos Ya explicó a SDR que hace más de seis años que luchan por la aprobación del SAP en nuestro país. El fin de la organización es asesorar legal y psicológicamente; según García, la organización está desborda por la alta demanda de consultas, incluso de abogados que no saben cómo actuar ante esta problemática.


Por la familia

Todo por Nuestros Hijos Ya lucha por demostrar que hay padres que han sido injustamente alejados de sus hijos. Alegan que luego de la separación conyugal la madre, en la mayoría de los casos, comienza a elaborar estrategias para que el menor no visite al padre. Hablan de lavados de cerebro y de la cancelación de visitas, hasta llegar a hacer denuncias falsas sobre abusos. “Me parece que hay que tratar con mucho cuidado este tema, sabemos que hay violencia y sabemos que hay pedófilos y en esos casos se debe denunciar y actuar pero no hay que poner todo dentro de la misma bolsa”, expresó García.

La organización insiste en que es un problema que involucra a toda la familia y no solo a los padres. Nos gusta hablar de progenitores porque si decimos padres, en plural, nos caen con que estamos en contra de las mujeres. Los abuelos también quedan de rehenes, se corta el vínculo”, dijo. Si bien el 80% de los casos que reciben son de padres que sufren esta problemática, hay un bajo porcentaje de mujeres que también sufre el alejamiento de sus hijos.


Según García, “hoy en día en los juzgados de familia los hombres van con la cancha flechada por el tema de género”. La organización hace un seguimiento personal de quienes se acercan con esta problemática: corrobora cómo empezó el problema y si hay denuncias. García detalló que el 90% de las denuncias empiezan después de la separación y, a su entender, se dan por temas económicos o por despecho. Insistió en que se trata de un proceso desgastante y por eso es necesario recurrir a una ayuda psicológica.


García afirmó que “hay muchos sectores que no les interesa este tema, al igual que en el Parlamento no quieren que esto se haga ley por un interés grupal o individual”. Le enviaron una carta al INAU para debatir esta cuestión pero, según transmitió García, el organismo planteó que rechaza el SAP por entender que se originó como excusa para tapar la pedofilia. Todo por Nuestros Hijos Ya está dispuesta a hacer congresos y a debatir con fundamentos jurídicos y psicológicos, dijo la vocera, que lamentó el hecho de que no hayan tenido una respuesta positiva.


Por los derechos de las mujeres y niños

Haydée Gallego de la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual denomina al SAP como un “arma de doble filo” porque “por un lado permite a los hombres seguir dominando y manipulando, sometiendo a su pareja luego de la separación o divorcio y, por otro, la gente que lo promueve, lo acepta”.


Agregó que es un tema de género porque las mujeres son las que defienden los derechos de sus hijos y la población que considera la existencia del SAP ve ese derecho como algo patológico.

 

Esta problemática según Gallego, surge por los avances que han conquistado a nivel mundial las mujeres desde fines de la década de 1970, cuando se empezaron a empoderar y asociar como mujeres y no únicamente como madres. Ante el avance de las reivindicaciones por la equidad de género, Gallego piensa que los hombres sienten que empiezan a perder sus privilegios, y que eso ha generado la reacción de luchar por sus hijos, como forma de seguir desestimando al género femenino.


Las madres acusadas de alienar sufren al pedir que prueben su inocencia y llega un momento en el que, después de tantas amenazas y abusos, los niños se retractan porque la gente les empieza a decir “mira lo que le hiciste a tu padre”, agregó Gallego.


La retractación es una prueba para afirmar que el abuso existió”, expresó Gallego.


Agregó que “pueden fantasear pero no a ese extremo y sobre ese tema; si los niños no lo vivieron no lo pueden relatar”.


Si bien la Red contra la Violencia Doméstica y Sexual cree que hay paternidades responsables, entiende que hay un grupo de padres que mientras está en pareja ejerce violencia conyugal y contra sus hijos, y durante la separación desarrolla estrategias de opresión. “Estos hombres se consideran alejados injustamente de sus hijos, pero esto no es así evidentemente”, subrayó la vocera.


Gallego marca el 2003 como fecha de la llegada de un fuerte movimiento de descalificación a los profesionales que amparaban los derechos de los niños contra los padres que abusaban. Acusó, además, que esto se dio por personas con poder económico que descalificaron la palabra de los niños y desarticularon los logros obtenidos en demandas contra casos de abuso sexual infantil.


El surgimiento de las falsas denuncias, convierte en sospechosa a cualquier persona que denuncia abuso o violencia, se desacreditan los testimonios y no se investigan a fondo, expresó Gallego.


Por último, Gallego expresó que “hay organizaciones que defienden los derechos de los niños víctimas de violencia familiar sexual pero promueven la vinculación forzosa entre el niño y su padre, promueven que el niño perdone”.


Leticia Rizzo


El término Síndrome de Aalienación Pparental (SAP) fue,término acuñado en 1985 por el psiquiatra estadounidense Richard Gardner en 1985 para ,como una forma denominar de la manipulación psicológica que realizada por uno de los progenitores generalmente las madres, planteó- ejerce contra sus hijos luego de tras la separación de pareja, mayormente las madres, a sus hijos con el fin de separar, cortar el vínculo del niño o niña con el otro progenitor. su otra figura paterna.

En Uruguay las autoridades no se reconocen la existencia del mismode este síndrome, sin embargo organizaciones como Todos por Nnuestros Hhijos Yya (TPNHY) y, SOS Papá, entre otras, así como jueces letrados de familia y profesionales del área jurídica y psicológica admiten no sólo sula existencia sino y hablan de también el un aumento de los casos referidos a este hecho.

Tanto eEl Instituto del Niño y del Adolescente (INAU) como la Red Uruguaya contra la Vviolencia Ddoméstica y Ssexual se pronuncian en contra del SAP;, lo califican como falso síndrome que busca desestimar los testimonios de niños y niñas que fueron presuntamente , abusados por parte de sus padres, así como también maltratar y desprestigiar a l género femeninolas mujeres[A1] [L2] a las madres..

Este “síndrome” no ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación Mundial de Psiquiatría, ya que se considera que no presenta los signos ni los síntomas que son fundamentales para serlocatalogarlo como tal.

Esta La denominación ha traído conflictos en cuanto a respecto a cuán factible es este fenómeno ya se cuestiona internacionalmente que acarrea todo una coyuntura internacional en cuanto a la moral del mismo Gardner. Esta estrategia alienadora es controversial. Quienes se pronuncian en contra del SAP afirman que un gran grupo de padres que abusaban de sus hijos comenzaron a lamentar el no que no podían poder verlos, y se amparabaron en que bajo estarsus hijos estaban sufriendo sapSAP. Las críticas cuestionan, incluso, la moral del propio Gardner, puesto que hay quienes afirman que creó el SAP para ocultar su pedofilia. En el extremo opuesto, están quienes validan al SAP y Mientras que la postura contraria recae acusan al progenitor a cargo del niño de plantar sobre las falsas denuncias y testimonios que ciertos progenitores plantan con el fin de alienar.

Tal como se definió el SAP, lLa alienación parental tva más allá del enojo que sufren los menores por no querer ver a uno de los progenitores después de la separación. Este síndrome tiene como figura principal la campaña de denigración que realiza hace uno de los progenitores con el fin de alienar y generar sentimientos de rabia y el rechazo del menorniño o niña hacia . Esta incluye generar sentimientos de rabia en el menor para con el progenitor alienado.

Se Ttrabaja con el desprestigio, la culpa; y la utilización el niño termina siendo del hijo como rehén, y repite repitiendo conductas o y discursos que para la edad cronológica no son esperables para su edad, un discurso infiltrado en el discurso del niño.

Esta lucha por la aprobación del sap en nuestro país se viene forjando desde hace más de 6 años , Delia García, vocera de Todo por Nuestros Hijos Ya TPNHY habló con sdr y explicó a SDR que hace más de seis años que luchan por la aprobación del SAP en nuestro país. lo que empezó como un grupo de padres reunidos por una problemática en común terminó siendo una organización que hoy en día lucha por la familia y por los derechos de los niños. Su finEl fin de la organización de es asesorar legal y psicológicamente; según García, la organización se ve sustancialmente está desborda por la alta demanda de consultas, incluso de abogados que no saben cómo actuar ante esta problemática.



Por la familia

Todo por Nuestros Hijos Ya TPNHY lucha por demostrar que hay padres que han sido injustamente alejados de sus hijos. Alegan que Lluego de la separación conyugal la madre, en la mayoría de los casos, comienza a elaborar estrategias para que el menor no visite al padre. Hablan de lLavados de cerebro y, de la cancelación de visitas, hasta llegar a hacer denuncias falsas sobre abusos.

“Me parece que hay que tratar con mucho cuidado este tema, sabemos que hay violencia y sabemos que hay pedófilos y en esos casos se debe denunciar y actuar pero no hay que poner todo dentro de la misma bolsa”, agregó expresó García.

La organización TPNHY insiste en que es un problema que involucra a toda la familia y no solo a los padres.

Nos gusta hablar de progenitores. porque si decimos padres, como en plural, ya nos caen como con que estamos en contra de las mujeres. Los abuelos también quedan de rehenes, se corta el vínculo”, dijo. Si bien el 80 % de los casos que reciben son de padres que sufren esta problemática , hay un bajo porcentaje de mujeres que también sufren el alejamiento de sus hijos .

Según García, Hhoy en día en los juzgados de familia los hombres van con la cancha flechada por el tema de género, agregó. La organización hace un seguimiento personal de quienes se acercan con esta problemática:, corrobora cómo empezó el problema y si hay denuncias. García explicó detalló que el 90 % de las denuncias empiezan después de la separación y, a su entender, se dan por temas económicos o por despecho.

Insisten en que se trata de un proceso desgastante y por eso es necesario recurrir a una ayuda psicológica.

García afirmó que “hay muchos sectores que no les interesa este tema, al igual que en el Pparlamento no quieren que esto se haga ley por un interés grupal o individual”. Lse envió e enviaron una carta al Inau INAU para debatir esta cuestión pero, según transmitió García, el organismo planteó que rechaza el SAP por entender que su opinión recae en que el origen del sap fue se originó como una excusa para tapar la pedofilia. Todo por Nuestros Hijos Ya eEstán dispuestaos a hacer congresos y a debatir con fundamentos jurídicos y psicológicos, dijo la vocera, que lamentó el hecho de que no hayan tenido una respuesta positiva, se posponen las reuniones o directamente no contestan, “pero es muy fácil atacar”, dijo la vocera de TPNHY.

Por los derechos de las mujeres y niños

Haydée Gallego perteneciente dea la Red Uruguaya contra la Vviolencia Ddoméstica y Ssexual denomina al sap SAP como un arma de doble filo porque, por un lado permite a los hombres seguir dominando y manipulando, sometiendo a su pareja luego de la separación o divorcio y, por otro, lado la gente que lo promueve, lo acepta”.

Agregó que es un tema de género porque las mujeres son las que defienden los derechos de sus hijos y la población que considera la existencia del SAPsap ven al ese derecho de defender como algo patológico.

Esta problemática según Gallego, surge por los avances que han conquistado a nivel mundial las mujeres Esta problemática surge por los avances que tienen las mujeres[A3] desde fines de la década de 1975 – 19801970, cuando. Se han se empezado empezaron a empoderar y asociar como mujeres y no únicamente como madres. Haydée Gallego considera que las mujeres al estar ganando terreno en el campo de la igualdad, los hombres empiezan a darse cuenta que están perdiendo sus privilegios[A4] . Ante el avance de las reivindicaciones por la equidad de género, Gallego piensa que los hombres sienten que empiezan a perder sus privilegios, y que eso ha generado la reacción de Entonces esto ha generado la reacción de luchar por sus hijos, como forma de seguir desestimando al género femenino.

Las madres que se las acusadas de alienar sufren al pedir que prueben su inocencia y, llega un momento en el que, después de tantas amenazas, y abusos, los niños se retractan porque ln.a gente les empieza a decir “mira lo que le hiciste a tu padre”, agregó Gallego.

La retractación es una prueba para afirmar que el abuso existió”, , expresó Gallego.

vivido.

Agregó que pPueden fantasear pero no a ese extremo y sobre ese tema, en otro sentido. ; sSi los niños no lo vivieron no lo pueden relatar”.

Si bien la Red contra la Violencia Doméstica y Sexual creen que hay paternidades responsables, por otra parte entiende que hay un grupo de padres que mientras está en pareja ejerce violencia conyugal y abusos contra sus para con los hijos, y entonces mediante durante la separación éste desarrolla estrategias de opresión.

Estos hombres se consideran alejados injustamente de sus hijos, pero esto no es así evidentemente”, agregsubrayó la voceraa.

Gallego marca el 2003 como fecha de la llegada de un fuerte movimiento de descalificación a los profesionales que amparaban los derechos de los niños contra los padres que abusaban. Acusó, además, que Y esto se dio por personas con poder económico que descalificaron la palabra de los niños, y desarticularon los logros obtenidos en demandas contra casos de abuso sexual infantil.

El surgimiento de las falsas denuncias, que convierte en sospechosa a cualquier persona que denuncia abuso o violencia, se desacreditan los testimonios y no se investigan a fondo, expresó Gallego. .

Por último, Gallego expresó que Hhay organizaciones que defienden los derechos de los niños víctimas de violencia familiar sexual pero promueven la vinculación forzosa entre el niño y su padre, promueven que el niño perdone”.

Leticia Rizzo


[A1]Podemos poner a las madres, también. Me pareció más preciso que decir género femenino, me pregunto qué pasa si son hijas y no hijos… puede ser que se las desprestigie también, pero entiendo que hablan de las ex parejas

[A3]Acá o en el mundo? Lo dice Gallego?

[A4]Habría que reformar esta oración. Dos sugerencias, podés rearmarla como te parezca:

Gallego considera que, al ver que las mujeres están ganando terreno en el campo de la igualdad, los hombres se dan cuenta de que empiezan a perder sus privilegios

Ante el avance de las reivindicaciones por equidad de género, Gallego piensa que los hombres sienten que empiezan a perder sus privilegios, y que eso ha generado la reacción…

Tenencia compartida
Todo por Nuestros Hijos Ya considera conveniente la custodia compartida de los hijos, como organización no ven solución a la alienación parental fuera del proyecto de ley. Consideran que es una problemática que está aumentando y que a muchos sectores no les interesa, agrega “la persona que no lo vive no le interesa o no le llama la atención”.
Lacalle Pou presentó en 2016 la propuesta de Todo por Nuestros Hijos Ya sobre tenencia compartida; está a estudio de la Comisión de Constitución y Legislación de la Cámara de Senadores.
El proyecto propone modificar los artículos 34 y 37 del Código de la Niñez y la Adolescencia. El artículo 34 establece que cuando los padres estén separados la tenencia del niño se determinará de común acuerdo y que, en caso de no alcanzarse, será el juez de Familia quien resuelva.
El proyecto de Todo por Nuestros Hijos Ya, que tomó tal cual el senador Lacalle Pou, propone que tanto el padre como la madre puedan solicitar la custodia ante el Juzgado de Familia competente y explicita que “la oposición a la custodia compartida de uno de los progenitores o las malas relaciones entre ambos, no será obstáculo ni motivo suficiente para no otorgar la misma, en cumplimiento del interés superior del menor”. Otro inciso del proyecto plantea que en caso de denuncias contra uno de los progenitores por el no cumplimiento de la ley, no se suspenderá la tenencia compartida hasta que no haya una sentencia por parte del Tribunal competente.
El proyecto introduce en el artículo 37 una modificación, para que el juez tenga un plazo máximo de 90 días para dictar sentencia sobre la recuperación de la tenencia de los menores.