El Partido Digital quiere presentarse en las Elecciones Nacionales de 2019

CRÓNICA DE UN NACIMIENTO ANUNCIADO

Justin Graside. Foto Facundo Gianero.

Hace tres años se hizo una convocatoria en redes sociales para fundarlo, hace dos se lanzó, hace uno se publicaron propuestas de usuarios para elaborar su programa de gobierno y este año comenzó la campaña de firmas para constituirlo ante la Corte Electoral.

Mientras desfilan los precandidatos de otros partidos políticos para las elecciones nacionales del próximo año, SdR entrevistó a Justin Graside, un joven marketing manager oriundo de Durazno, y cofundador del Partido Digital (PD). “Dos amigos me invitaron a arrancar con esto”, comentó, refiriéndose a los inicios del Partido, que fueron antes de las Elecciones Nacionales de 2014. Desde un primer momento sabían que no iban a llegar a presentarse a esas elecciones, porque estaban arrancando “una estructura, una identidad y una historia de cero”, expresa hoy.

Antecedentes y presentación

Graside no niega haber tomado como antecedente al Partido de la Red, un partido político argentino que participó en las elecciones legislativas de 2013, pero aclara que no comparte decisiones que ha tomado en el último tiempo: “Pusieron un candidato que fue suplente de una lista de [Elisa] Carrió” lo que comprometería la esencia del partido, dijo, porque a su entender, “debería mantenerse puro”. Más allá de eso, destacó los resultados que tuvo el Partido de la Red, porque si bien le faltaron votos, “generó presión”, y catalogó como un acierto que hayan creado el programa “Demos” que permitió, a través de la plataforma DemocracyOS, que ciudadanos propusieran ideas que serían tratadas en la legislatura porteña.

Según Graside, el impacto de un partido similar en Uruguay sería incluso mejor que en Argentina, porque “en Uruguay la democracia es fuerte” , dijo, y agregó que “si estuviéramos en Venezuela o Nicaragua donde tenemos democracias comprometidas o quizá ni siquiera democracias, las urgencias serían otras”.

El PD no se posiciona ni en la izquierda, ni en la derecha. Muchos de sus integrantes han participado en otros partidos políticos. “La mayoría compartimos los motivos de por qué abandonamos la militancia en otros lados”, contó Graside, que militó en el Partido Nacional y lideró listas en el departamento de Durazno. “Nos chocábamos con las mismas estructuras, y eso ocurre en cualquier partido”, dijo, y aclaró que “ninguno se fue peleado”. Aseguró que no existen diferencias entre los miembros que integraron uno u otro partido: “Nosotros convivimos porque tenemos claro lo que queremos”, expresó, y comentó que “ha venido gente a querer sumarse con la idea de que el Partido Digital tuviera que pronunciarse sobre algún tema”, y así como llegaron, se fueron. Cada uno tiene su forma de pensar pero no siempre se tiene la razón, “esa es la clave y es lo que nos ha unido a los que venimos de distintos colores”, remarcó.

Participación, representación y transparencia

Según la página web del PD, quienes representen al partido deberán actuar “de acuerdo a lo que se decida en una plataforma online. El programa de gobierno lo definirán los usuarios del sitio debate.partidodigital.org.uy a través de sus propuestas que se dividirán en ejes temáticos. Los primeros tres ejes -seguridad, educación y empleo-, fueron decididos en la interna del partido pero se basaron en estudios y encuestas que determinaron el interés y/o preocupación que la gente tenía sobre ellos. “La idea es a fin de año lanzar los primeros tres [ejes] y antes de las elecciones internas, lanzaremos los otros –salud, medioambiente, economía-, entre otros que están categorizados en la plataforma”, explicó.

Con respecto al eje de seguridad, el partido hizo una etapa de prueba que consistió en reunirse “para investigar propuestas de seguridad que había en internet, en prensa o aplicadas en otros países y las subimos a la plataforma”, explicó Graside. La segunda etapa consiste en hacer una jornada de presentación frente a expertos “para que le den palo y así encontrarle la quinta pata al gato, y ver cómo se pueden mejorar”. Así harán con todas y luego pasarán por una votación; las más votadas formarán parte del programa. Recientemente archivaron una propuesta porque no cumplía con los requisitos: “Eran reflexiones sobre la democracia, no eran ideas concretas”, confirmó.

Si bien el PD fomenta la participación directa de los ciudadanos, en su página aclara que en “aquellas decisiones en que haya un plazo para emitir el voto, menor a 15 minutos, el legislador digital tomará la decisión teniendo en cuenta las ideas definidas en el programa de gobierno vigente o en las votaciones ya realizadas en la plataforma”, y agrega que “luego de emitir su voto, publicará en la plataforma en menos de 24 horas la información al respecto y su justificación”. Estas no son nada más que excepciones dado que lo que busca el PD es dar mayor participación; el partido rechaza el actual sistema representativo, por entender que el ciudadano vota y luego, durante cinco años, actúa de forma pasiva ante las decisiones que toman los gobernantes. Más aún, esas excepciones están sujetas a la revisión por parte de los ciudadanos: si consideran que la decisión tomada por el representante no coincide con las ideas preestablecidas, podrán solicitar al Directorio su destitución. Graside aclaró que “el Directorio siempre va a votar lo que votan los afiliados, el contralor es para evitar maniobras políticas que hagan incomprobable la denuncia”. Si bien confía plenamente en sus compañeros considera que “no hay que pecar de ingenuos porque sabemos que cuando un partido empieza a crecer, entra gente nueva y tenemos que estar protegidos para mantener la esencia”.

La transparencia es otro de los postulados del PD. “Queremos impulsarla en todo el sistema político”, afirmó. En la página web del partido están publicadas las planillas con sus finanzas, y prometen que harán lo mismo cuando accedan a gestionar dineros públicos, de modo de que todos podamos ver a qué se destinan. La cuota de afiliación al partido es de 200 pesos. Graside aclaró que no es requisito para participar, sino “una cuota sugerida” porque “la gente muchas veces no sabe qué poner”.

Los vínculos

De las autoridades de gobierno no han recibido ningún tipo de comentario pero sí recibieron felicitaciones de algunos partidos políticos. Y al respecto agregó: “No recibimos críticas concretas, tal vez desconfianza de que nos vaya bien, o de que a la gente le guste la forma de participación”, hecho que no les sorprendió. “Algunos políticos que ya tienen una forma de participación tampoco van a decir que lo que proponemos es lo mejor, ‘yo sigo haciendo la mía que así me está yendo bien’”, comentó entre risas.

El senador nacionalista Luis Lacalle Pou anunció a El Observador que recogerá la opinión de la gente para la formación de su programa, tal como lo que promueve el PD. “Me pareció muy familiar, de hecho usó palabras que nosotros usamos”, expresó. De todas maneras, aclaró que celebra la propuesta y que le encantaría que así fuera: “No sé si es el discurso o si va pasar, ojalá que sí; nosotros ya lo estamos haciendo”, declaró.

Considera que el relacionamiento con la prensa es muy bueno y agradece que lo pongan en aprietos: “las preguntas que nos hacen son las que haría la gente y agradecemos las preguntas difíciles”, comentó. Reconoció que algunos medios no tuvieron interés en darles espacio: “Nos dicen que les avisemos cuando esté la inscripción en la Corte”, expresó, entendiendo que “todavía no generamos un gran hecho político; somos un proyecto”.

El acceso a internet

Para que se logren los objetivos planteados por el PD, es necesario que los uruguayos sepan usar internet. Sus integrantes son conscientes de que hay gente que tiene dificultades para acceder, pero confían en que el país va “hacia una dirección en la que todos van a poder tener acceso”. En ese sentido, Graside destacó la labor de ANTEL en el último tiempo y que en los últimos años “los que más han ingresado a Facebook son los mayores de 50”.

El PD sabe que no basta con el acceso, y por eso apunta a una “alfabetización digital”, que estará a cargo de los representantes electos por el partido, quienes “tendrán que salir a recorrer y a hacer actividades digitales”, manifestó Graside. “La gente debe reconocer actitudes sospechosas para evitar que sucedan cosas como lo que pasó con el BROU”, dijo, haciendo referencia al phishing, una técnica fraudulenta mediante la cual hackers obtienen información confidencial de distintos usuarios.

Si bien cree que existen imprevistos, Graside confía en la capacidad de los soportes tecnológicos del país, “el DATA Center que se inauguró hace poco favorece mucho la estabilidad de la infraestructura digital del Uruguay”, apuntó. Agregó que plataforma que usarán ya fue testeada, “se llama Sovereign, la fundación Democracy.earth está desarrollándola y manteniéndola”. Citó que en Colombia se usó para que los colombianos en el exterior pudieran votar en el referéndum sobre los acuerdos de paz, en 2016.

Para tranquilidad del usuario, no habría forma de alterar ninguna votación, dado que la plataforma es de “código abierto” y, según explicó, cualquier persona con un mínimo conocimiento de programación puede revisar cómo funciona, “es 100% transparente”, aseguró. Remarcó que el usuario podrá solicitar que se le muestre su actividad y que, de existir extraño, se podrá bloquear y crear una nueva cuenta.

Para participar de las encuestas las personas tendrán que validarse en la plataforma con su credencial cívica; quienes posean cédula de identidad electrónica, posiblemente puedan hacerlo con ella. Durante la discusión parlamentaria de proyectos de ley, la plataforma publicará un breve resumen del tema, un video explicativo y opiniones de expertos en la materia. “El voto se mantiene secreto” y se podrá cambiar mientras esté abierta la discusión.

Cuanto más participe la gente, más oportunidades tendrá de decidir sobre lo que le interesa: “Si votaste muchos proyectos sobre economía, para el próximo proyecto de ese tema te vamos a mandar una notificación”, adelantó. Otra de las decisiones que podrá tomar el usuario es delegar su voto en otro: “es la teoría de la democracia líquida”, refirió. Se puede delegar en todos los temas o en alguno en particular, en ese caso, habrá una misma persona con doble voto.

Proyectos

En 2016 el PD creó grupos de apoyo para difundir sus ideas en distintas zonas, en las que organizan actividades de participación. Hay algunos grupos más activos y otros no se han instalado: “En Durazno y en Maldonado queremos reactivarlos, a Mercedes vamos a ir en agosto”. A pesar de ser del interior del país, Graside admitió que conviene “hacer más ruido” en la capital.

Si bien el PD aún no cuenta con candidato, su idea es presentarlo antes de fin de  año. Es algo difícil, comentó: “No es lo mismo que hablar con alguien para que represente un partido tradicional, esto funciona distinto. Nuestro candidato o candidata debe saber ejecutar las ideas gestionadas y, por supuesto, tener conocimiento digital”, resaltó.

Faltan alrededor de 600 firmas para presentarse ante la Corte Electoral, y aunque reconoció que el proceso ha sido lento, confía en que van a llegar; en el último mes hubo un aumento considerable y lo atribuye a las notas de prensa. Además de las actividades que ya tienen pautadas -como un after para agosto- estarán programando otra para después de la constitución como partido político, en la que aprovecharán y presentarán candidato y el programa de gobierno.

¿Cuál sería la función de un presidente electo por el Partido Digital? Graside aseguró que tendrá que ejecutar, y aclaró que esa ejecución “no estará coartada por tener que preguntar cada cosa”. Los lineamientos deberán estar definidos en el programa de gobierno, que el futuro presidente “deberá hacer cumplir”. Por otro lado, se pretende transparentar todos los organismos estatales mostrando el destino que tienen los impuestos. “Así me imagino yo un gobierno del Partido Digital”, confesó.

Por último, agregó que “cuando hay cosas que requieren mucho tiempo para su ejecución, ahí sí se podrá preguntar”. Calificó como “una locura” que el Tratado de Libre Comercio con Chile se haya discutido en una comisión interna del Frente Amplio, y criticó que haya “inclinado la balanza un grupo minoritario dentro del FA”. “Esas cosas se le podría preguntar a la gente. Eso sería un Uruguay con el Partido Digital”, concluyó.

Facundo Gianero