Jessica y Ximena, las creadoras de Hecho con mucho amor

NADA LAS DETIENE

Foto gentileza Jessica y Ximena

Son pareja desde hace poco más de una década y quieren ser madres por medio de un costoso tratamiento que el Fondo Nacional de Recursos no les cubre por considerar que  tienen otros métodos para tener un hijo. A partir de esta negación, las chicas comenzaron a vender alfajores a través de la red social Instagram a principios de julio y hoy tienen más de 12 mil seguidores. Aseguran que no les importa dormir pocas horas por día con tal de llegar al objetivo de empezar con el tratamiento antes de fin de año.


Jessica recibió a SdR en su trabajo para conversar sobre las ganas y el esfuerzo que junto a Ximena están realizando para poder ser madres de la manera que ellas anhelan.

-¿Cuándo fue que se conocieron con Ximena?

-Nos conocimos hace 10 años y un par de meses en Alexander, un boliche que estaba por el Palacio Salvo. Fue por un amigo en común en el boliche.

-¿Conviven juntas?

-Vivimos juntas desde hace 8-9 años. Medio que desde principio de la relación (risas).

-¿Hace cuánto tienen planeado tener un hijo?

- Hace más de 5 años que tenemos la idea de ser madres. Habíamos empezado a hacer el tratamiento y todo lo que hay que realizar hace un poco más de un año, pero justo yo me quedé sin trabajo y los ahorros que teníamos los tuvimos que usar para pagar las cuentas, alquiler y demás.

-¿Cuál es el tratamiento que se tienen que realizar?

-El tratamiento se llama ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja). Le extraen a ella óvulos, los fecundan in vitro y una vez que fecunda lo implantan en mi útero.

-¿Cuál es el costo actualmente?

-Este tratamiento cuesta alrededor de 10 mil dólares, porque lleva doble medicación: 2500 dólares para cada una porque a ella le tienen que estimular la ovulación, a mí el útero y todo el cuerpo porque soy la que voy a cargar el embrión. Después se paga la muestra de semen de donante y la fecundación.

-¿Eso se realiza todo en el país o tienen que viajar?

-Todo acá. Lo vamos a hacer en la clínica Suiza Americana. Algunas consulta son a través de la Asociación Española y lo otro es directamente con la clínica.

-En uno de los  cinco videos de presentación de ustedes y de la venta de alfajores que hiciste por Instagram comentaste que el Fondo Nacional de Recursos a ustedes no les cubriría el tratamiento. ¿Cómo es la situación?

-No, no nos cubre nada, en realidad el fondo sólo cubre si alguna de las dos partes de la pareja tiene problemas de fertilidad. Está bueno obvio que cubra para la gente que tiene ese tipo de problemas, pero justo no es nuestro caso.

-¿Piensan que esta iniciativa de ustedes logre cambiar la postura del Fondo Nacional de Recursos?

-Ojalá. Capaz que ellos lo miran desde su perspectiva heterosexual y nunca se pusieron a pensar de que podía existir otra forma de tener un bebé.

-En otro de los videos dijiste que sentías que ellos lo ven como un “capricho” a esta forma de querer tener un bebé…

- Claro, si bien a mi eso nunca me lo dijeron, yo siento que ellos lo deben de tomar así.

-¿Ustedes se comunicaron con el Fondo ahora?

-No, ahora no. Hace un año atrás. Ahora yo hablé con una chica que nos compró alfajores y trabaja ahí y me dijo que sigue todo igual. Capaz que ellos piensan solamente en la gente que no puede tener hijos. A mí me pueden decir que es un capricho porque en realidad me puedo hacer una inseminación común, o puedo adoptar. Pero la verdad es un derecho que nosotras tenemos. La otra vez nos preguntaron si pensamos en adoptar. A mí no me dió por preguntarles, pero les diría ¿vos tenés hijos? Y si te responden que sí, bueno: ¿no pensaste en adoptar vos?, ¿el heterosexual puede tener al hijo naturalmente y nosotros no? Yo tengo el mismo derecho que vos de tener un hijo de forma natural. Aparte imaginate, si ya es complicado para una pareja heterosexual… Al final, si te va a costar tanto… Es un tema lo de adoptar. Son opciones.

-¿A quién de las dos se les ocurrió y cómo surgió la venta de alfajores?

-Surgió porque ambas tenemos trabajos que están relacionados con vender. Nos dimos cuenta que ahorrar acá en Uruguay es muy complicado, y si podes ahorrar será para irte de vacaciones en el verano con suerte. Juntar 10 mil dólares es demasiado. Entonces dijimos bueno, vendamos algo. Nos preguntamos: ¿qué sabemos hacer? No mucha cosa (risas), pero hace poco que conseguimos la receta de los alfajores y nos decían que estaban ricos, entonces dijimos: los vendemos, pongamos un precio redondo, veinte pesos es algo razonable para un alfajor, ¿pero cuántos de a veinte pesos tenés que juntar para llegar a la suma? Y la cuenta nos daba alrededor de 15.400 alfajores. Eso los dividimos en cuánto tiempo lo podíamos vender y ahí fuimos dividiendo por mes, luego por semana y nos daba un promedio de 70 alfajores por día. Hoy en día estamos vendiendo unos 2000 por semana aproximadamente. Por suerte re superamos las expectativas así que en vez de llevarnos doce meses juntar el dinero suponemos que nos va a llevar la mitad.

Comenzamos hace un mes. La cuenta de instagram la tenemos desde el 23 de junio. Esa última semana del mes vendimos pero a conocidos o en nuestros trabajos, y al público en general comenzamos a venderle el 1 de julio.

-¿Cómo ven la respuesta de la gente?

-La verdad, impresionante. Re positivo. No tuvimos un comentario negativo. Quizás sea por la red social en donde promocionamos los alfajores, aunque hay hasta abuelas que lo usan. Muchos de los que escriben para hacernos un pedido nos cuentan que están haciendo un tratamiento para tener un bebé, o que lo hicieron y no tuvieron la suerte de poder ser padres o madres y ya ahora tienen más de 50 años y no pueden. También parejas de chicas jóvenes, de 18-20 años que no sabían que este tratamiento se podía hacer acá. Recibimos una cantidad de mensajes. Por eso también aveces demoramos mucho en responder, porque nos gusta escribirle algo a cada uno que nos escribe, no sólo “bueno dale, te confirmo el pedido y listo”.

Está bueno que las chicas, por más que tengan 18-20 años y aún no tengan pensado tener hijos, ya se hagan una idea y se acuerden cuando quieran tenerlos: “¿te acordás las chicas que pudieron?”. Eso está demás.

-¿Cuántos puntos de ventas tienen y qué días reparten?

-Tenemos diez por todo Montevideo. La propia gente se ofreció a vender los alfajores en sus casas y otros son comercios. Lunes y jueves repartimos, los martes y miércoles hacemos para el jueves. Después viernes, sábado y domingo hacemos para el lunes.

-¿Cuánto tiempo duermen ahora?

-Tres, cuatro horas como mucho por día. Por suerte en mi trabajo no tengo un horario fijo, pero Xime tiene un trabajo fijo de 10 a 19 horas en un lugar, y ese horario es como un “tiempo muerto” porque no podemos producir. A nosotros nos importa no dormir. Yo por ejemplo hace días que no desayuno, porque si desayunar me lleva 20 minutos, los prefiero dormir. Comer como a las apuradas y tengo ojeras, pero no importa.

-¿Cuáles son los pasos a seguir una vez que consigan el monto?

-Como ya tenemos medio claro que vamos a llegar, ya fuimos a ver al médico y nos mandó hacer estudios, los mismos estudios que nos hicimos hace un año porque perdieron validez. Nuestra idea es arrancar en noviembre con la medicación y en diciembre hacer la inseminación para cerrar el año de la mejor manera.

-¿Ya tienen pensados nombres o es muy apresurado aún ?

-Siempre lo pensamos. De varón nos gusta Milo, aunque hay gente que nos critica y nos dice que es nombre de perro (risas). Lorenzo también nos gusta. De nena nos gusta Sofia, Agustina, nombres bastantes comunes.

-¿Piensan seguir con esta iniciativa de los alfajores una vez que tengan al bebé?

-La idea sería tratar de registrar la marca Hecho con mucho amor  y que podamos cada dos o tres meses cumplir un sueño, focalizando la venta de los alfajores en eso. Cosas que cuesten tiempo y dinero, como por ejemplo si algún niño necesita una silla especial. Se va a dar de forma natural que misma la gente nos escriba y nos cuente lo que necesiten. Es medio un sueño, pero lo queremos hacer para devolverle un poco a la gente tanto cariño que nos está dando. Seguramente lo vamos a hacer más lento, por temas de tiempos nuestros, pero buscar algún sponsor o lo que sea para hacerlo. Queremos que la gente asocie a los alfajores como algo que se hace de forma solidaria, llamarlo “alfajor solidario” o parecido.

-¿Qué mensaje le dan a las chicas que les consultan?

-Que sí se puede obviamente, que existe acá y que se puede hacer. No se necesita contar con mucha plata. En principio para comprar los artículos nosotras sacábamos de nuestros sueldos. Se nos van alrededor de 5000 pesos en cada compra para realizar los alfajores. Pero una vez que comenzás vas pagándolo con las ventas. Es posible, se puede hacer con cualquier otra cosa. Capaz que otro sabe hacer artesanías y pueden venderlas. La gente más allá de que los alfajores sean ricos, te compran por el fin del que se hace.

Está bueno aprovechar el impulso de la gente. Nos dicen que somos un ejemplo más de que si te propones algo, por más que te parezca inalcanzable, se puede lograr armando un buen plan. Si podemos traer al mundo una vida dos mujeres, no hay nada imposible.

Jonathann Bentancor