Se lanzó la séptima edición de Yo estudio y trabajo, programa que apunta a que jóvenes accedan a su primera experiencia laboral formal

PARA UN FUTURO EDUCATIVO Y LABORAL

Lanzamiento del programa Yo estudio y trabajo / Foto: Presidencia de la República

El lema del programa Yo estudio y trabajo es “más oportunidades hoy para un mejor empleo mañana”, porque por séptimo año consecutivo ofrecerá un trabajo de calidad a jóvenes de 16 a 20 años. La inserción laboral es remunerada y se realizará en empresas y organismos públicos que se anotaron al programa. En suma, está previsto que se realice una formación específica que tiene una carga horaria en el aula, mientras que la experiencia laboral en el marco del programa puede tener una duración máxima de 12 meses.

En la conferencia de lanzamiento de la edición 2018 del programa, que se realizó ayer en la Torre Ejecutiva, estuvieron los representantes de los organismos públicos que impulsan la inciativa, quienes reconocieron que “hay un contexto de poco crecimiento laboral”. El programa es impulsado por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, Educación y Cultura, y Desarrollo Social, el Instituto Nacional de la Juventud (INJU), el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional y la Administración Nacional de Educación Pública.

Los jóvenes pueden anotarse hasta el 7 de setiembre y, hasta el momento, hay 24 empresas adheridas en todo el país, en las que se sortearán 725 plazas. Según el director nacional de Empleo, Eduardo Pereira, “3300 jóvenes ya se anotaron en el primer día de inscripción”, que fue ayer. Yo estudio y trabajo apuesta a una inserción laboral de calidad y, al mismo tiempo, al sostenimiento de las trayectorias educativas de los jóvenes que postulan. Además de no haber tenido una experiencia de trabajo formal previamente o que haya durado menos de 90 días, para anotarse al programa es necesario estar inscripto en alguna propuesta educativa, ya sea formal o no formal. El formulario de inscripción está disponible en la página web inscripción.com.uy desde ayer y se recibirán postulaciones hasta las 23:59 horas del 7 de setiembre.

UTE, OSE y el Banco República (Brou) participarán de esta edición del programa ofreciendo puestos laborales para los jóvenes. Jorge Polgar, presidente del Brou, dijo que gracias a esta convocatoria el banco quedó con “una mirada joven” y le devolvió a cada uno de los beneficiarios una “mirada fresca sobre la cultura empresarial y laboral”. El presidente de OSE, Víctor Machado, habló de una evaluación satisfactoria de la experiencia en el organismo y el vicepresidente de UTE, César Briozzo, dijo que “este programa tiene que seguir y ampliarse, porque es fundamental para la educación de nuestro pueblo”.

En números

El INJU realizó un relevamiento que mostró que 2 de cada 3 jóvenes uruguayos consiguen su primer trabajo gracias a una red de contactos. Según el director del organismo, Federico Barreto, “el número da la sensación de que las trayectorias laborales de los jóvenes están relacionadas a su contexto socioeconómico” y que Yo estudio y trabajo “interviene en estas realidades para mejorar su calidad de vida”.

Por su parte, la directora del INAU, Marisa Lindner, dijo que “los niños y adolescentes necesitan oportunidades para generar autonomía respecto al mundo de los adultos” y que esta iniciativa es “doblemente inclusiva” porque se fijan cupos para personas con discapacidad, afrodescendientes, y también tiene en cuenta la diversidad sexual.

El Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, aseguró que “los jóvenes quieren estudiar y trabajar” y el programa que se lanzó representa un cambio para ellos. El ministro se acordó de que los primeros programas de empleo juvenil en Uruguay no contemplaban derechos laborales y sociales. Al mismo tiempo, aseguró que “los jóvenes aportan a las instituciones y no al revés”.

La Ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, contó a SdR que “tradicionalmente, Uruguay debe un fomento de la capacidad para el trabajo a nuestros jóvenes” y se acordó de sus primeros trabajos: “A los 14 años fui dependiente empleada en un bazar, en el que me contrataron solo para navidad y reyes. Después vendí el correo de la UNESCO; también hice encuestas. Cuando entré la facultad ya fui practicante de medicina”.

Branden Luis Figarola