Opiniones divididas respecto a la incorporación de más extranjeros al básquetbol uruguayo

UN EXTRANJERO MÁS

 

Johwen Villegas, de Puerto Rico, defiende al club Atenas mientras lo marca Joaquín Izuibejeres del club Trouville, en marzo de 2014. Foto: Facebook de la FUBB

En un polémico anuncio, la Federación Uruguaya de Basketball (FUBB) dio a conocer detalles sobre el lanzamiento oficial de la liga 2018/19, programado para el 18 de setiembre. La medida motivó una nueva ola de opiniones sobre el tema de los jugadores extranjeros en los clubes participantes.

Hace un año, el Consejo Superior de la FUBB aprobó que en las tres próximas ligas cada equipo podrá contar con un extranjero más en su plantel. Anteriormente eran dos los cupos por equipo. La medida se manejaba desde hacía varias temporadas, pero nunca se había hecho oficial debido a varios factores. Uno de ellos fue que algunos equipos tenían un jugador nacionalizado, por lo que no ocupaban la ficha de extranjero, pero lograban así una ventaja física y deportiva.

Las opiniones de los entendidos en el tema son muy variadas, pero lo cierto es que para la próxima Liga Uruguaya de Basketball, los 14 clubes participantes podrán beneficiarse de un tercer extranjero sin nacionalidad uruguaya.

Demian Álvarez, actual capitán del conjunto de Aguada, dijo a SdR que no cree que “la Liga esté preparada para que la inclusión de otro extranjero traiga beneficios“. “Si bien en algunos aspectos puede ser productivo -se verá un basquet más vistoso, por ejemplo- no creo que sea bueno para los más jóvenes“, sostuvo. “La participación en un equipo ya se les hace difícil a los más chicos, imaginate ahora compitiendo con otro extranjero. Además se les ha bajado el sueldo a los nacionales, y eso no creo que sea una buena medida“, argumentó Álvarez.

Lo que se me ocurre para que el impacto no sea tan grande es que los campeonatos de segunda división duren más tiempo, así los jóvenes van a tener más competencia. Necesitan jugar, equivocarse y aprender“, dijo el deportista. “No creo que los ayude a crecer que estén los nueve meses que dura la Liga Uruguaya entrenando y jugando muy poco“, opinó el capitán aguatero, ya que durante el campeonato de primera algunos jóvenes solamente entrenan y son muy pocos los que adquieren minutos en los equipos y se “foguean“.

Por otra parte, el periodista deportivo Juan Pablo Tamborini opinó que “es un tema a estudiar“. Tamborini cree que ahora “se va a jugar un basquet más vistoso, más moderno”. “El hecho de que los equipos tengan extranjeros que jueguen en el perímetro, hará que inevitablemente se juegue de otra manera“, remarcó.

El periodista también opinó que si bien los dirigentes “lo hicieron para bajar los costos de algunas fichas nacionales”, la medida va en consonancia con una tendencia mundial a aumentar los cupos de extranjeros. “Eso claramente nos juega en contra si no hacemos nada“, expresó Tamborini. “Argentina, por ejemplo, elevó a ocho sus cupos, Brasil empezó a llevar jugadores uruguayos, en Europa miran la Liga argentina y los uruguayos saben que tienen que hacer ese trampolín“, contó.

En 2002 Trouville contrató a Quinteros (basquetbolista argentino, parte de la llamada “generación dorada”), y se pudo ver que un extranjero perimetral cambió una liga, ahora dos pueden ser más determinantes aún, obviamente depende de cómo se los utilice“, manifestó el periodista.

En tanto, Diego Losada, ex basquetbolista y ex presidente de la gremial de jugadores opinó: “siempre estuve en contra del tercer extranjero“. “Hace unos diez años que se trata este tema. En principio era algo que se quería hacer para hacerle ‘la guerra’ a los jugadores por lo que ganaban y demás cosas, pero creo que ahora es un mal necesario“, matizó, y consideró que “además, en teoría, elevaría el nivel de juego“.

Losada explicó que esto sucede porque se han ido muchos jugadores y surgen muy pocos nuevos. “La parte mala es que le quita minutos a jugadores nacionales, en su mayoría jóvenes”, finalizó el ex basquetbolista.

Gonzalo Escobal